Estilo de Vida

Estados Unidos comienza a probar una vacuna nasal contra el Alzheimer

El Alzheimer es la forma más común de demencia, responsable de entre un 60 y un 80 por ciento de los casos. En la actualidad, esta enfermedad no tiene cura, aunque sí que existen tratamientos para paliar o retrasar algunos de los síntomas. Aunque los datos de este síndrome suelen ser poco alentadores, esta semana se hacía público un estudio que ha despertado la esperanza de muchas personas: el Hospital Brigham and Women's de Massachusett ha comenzado un ensayo clínico para conseguir una vacuna nasal contra el Alzheimer.

Lea también: ¿La música podría mejorar la memoria de personas con Alzheimer? Inician un estudio para investigarlo

Howard Weiner, médico que se ha dedicado durante casi 20 años a investigar esta vacuna y que ha dirigido las investigaciones del hospital de Boston, expresó el lunes la relevancia de este paso: "El lanzamiento del primer ensayo en humanos de una vacuna nasal contra el Alzheimer es un hito importante", y añadió que "si los ensayos clínicos en humanos muestran que la vacuna es segura y efectiva, esto podría representar un tratamiento no tóxico para las personas con Alzheimer, y también podría administrarse de forma temprana para ayudar a prevenir la enfermedad en personas en riesgo".

Según comunicó el hospital, este nuevo ensayo para una vacuna incluye la administración de dos dosis con una semana de diferencia. En esta primera fase, participarán 16 pacientes entre 60 y 85 años, diagnosticados con esta enfermedad en fase temprana y sin síntomas graves. Si esta primera fase diera los resultados esperados, se pasaría a una segunda con muchos más participantes.

La vacuna emplea un componente llamado protollin, que actualmente se comercializa a través de dos empresas chinas (I-Mab Biopharma y Jiangsu Nhwa Pharmaceutical). Se trata de una serie de proteínas derivadas de bacterias que ya se han probado de forma segura en seres humanos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.