Estilo de Vida

Día Mundial de la Menopausia: cómo afecta al deseo sexual o al estado de ánimo

Dreamstime.

Los sofocos son el síntoma más conocido de la menopausia, una etapa por la que pasan todas las mujeres en torno a los 51,4 años de media y que marca el final de su vida fértil. Sin embargo, la disminución en la producción de estrógenos que ésta implica, da lugar a otros síntomas que son menos conocidos o incluso considerados tabú entre el sexo femenino. Es el caso de la falta de libido debida a las variaciones hormonales que tienen lugar en esta etapa. Con motivo del Día Mundial de la Menopausia que se celebra el 18 de octubre, hablamos de cómo afecta al deseo sexual y otras esferas de la vida de la mujer.

Lea también: Los cambios que la piel sufre a raíz de la menopausia y cómo se debe cuidar

Según la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) uno de los principales mitos sobre ella es que el primer síntoma son los sofocos. Sin embargo no tienen por qué ser los primeros ni los únicos en aparecer ni en ser susceptibles de tratamiento. Hay más síntomas, como la falta de deseo sexual, la ansiedad o la irritabilidad que también deben ser tratados de forma global.

En palabras de la doctora Francisca Molero, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología: "La menopausia es una etapa vital de la mujer, todas nosotras estamos destinadas a vivirlo, y, en algunas ocasiones, puede resultar un gran trastorno a todos los niveles, físico, psicológico y emocional. Contar con soluciones integrales para abordar los síntomas aporta a la mujer menopáusica una gran estabilidad que mejora considerablemente su calidad de vida".

1.- Sofocos

Es el síntoma más común y conocido, caracterizado por una sensación repentina de calor en la parte superior del cuello que se intensifica en cara, cuello y pecho, y que puede dar lugar también a sudoración. Estos sudores pueden ser tanto nocturnos como diurnos y generan malestar.

2.- Falta de libido

La falta de deseo sexual es probablemente lo que más preocupa a las mujeres que pasan por esta etapa. Así mismo, alguno de los cambios que pueden verse a nivel físico en la mujer (sequedad, perdida de sensibilidad y elasticidad o reducción del canal vaginal) pueden derivar en problemas en las relaciones de pareja.

3.- Osteoporosis

La pérdida de masa ósea y la disminución en la producción de estrógenos están relacionadas con la llegada de la menopausia. Así, los estrógenos cumplen un papel importante en el fortalecimiento de los huesos, por lo que su disminución da lugar a un deterioro de la calidad del hueso y a una pérdida de masa ósea, lo que puede incrementar el riesgo de fracturas.

4.- Ansiedad e irritabilidad

Los cambios hormonales más o menos radicales que se suceden durante esta época, y que hasta entonces habían sido cíclicos y pasajeros, pueden influir en gran medida en el estado de ánimo de algunas mujeres. Estos procesos hormonales, se revolucionan y acentúan provocando una serie de consecuencias en la percepción que tienen de sí mismas y en su autoestima.

5.- Falta de vitalidad, cansancio e insomnio

Los cambios hormonales que suceden durante la menopausia intensifican los problemas para conciliar el sueño, incrementándose las posibilidades de despertarse y desvelarse durante la noche. Esto, afecta al rendimiento, la calidad de vida y el bienestar.

6.- Envejecimiento de la piel y crecimiento del perímetro abdominal

Son dos de los cambios físicos más característicos de la llegada de la menopausia en las mujeres. Piel seca, tirante y sin brillo son algunas de las características que surgen a partir de un descenso de las reservas de agua y del nivel de colágeno.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin