Estilo de Vida

Palacio Príncipe Real, un nuevo concepto de hotel de lujo que fue 'refugio' de la alta sociedad portuguesa

Situado en el corazón de Lisboa, el Palacio Príncipe Real es un nuevo concepto de hotel de lujo con historia propia detrás de su oferta turística, cultural y de ocio. Construido originalmente en 1877 por el cofundador de uno de los periódicos más conocidos de Lisboa, el Diario de Noticias, el palacio ha pasado de generación en generación hasta llegar a las manos de la familia Teixeira de Mota de Lisboa, quienes lograron que el palacio fuera hasta 1980 el lugar de encuentro para la alta sociedad de Lisboa.

Hoy en día, los actuales propietarios Miles y Gail Curley han conservado la magia y la arquitectura de entonces consiguiendo unas estancias muy cuidadas y convirtiéndolo en un proyecto personal. El hotel Palacio Príncipe Real es la verdadera joya de la ciudad por sus características arquitectónicas, su hospitalidad basada en el lujo y una localización envidiable. Calidad y savoir faire son los parámetros que lo caracterizan desde que en 2015 Miles ( socio fundador de Linklaters en Madrid) y Gail decidieron devolver la vida al palacio y la paz dentro del bullicio de la ciudad.

Una majestuosa escalera de paredes de color rosa y un brillante tragaluz azul recibe a los visitantes del Pálacio Príncipe Real a su llegada, dando comienzo a la experiencia de vivir por unos momentos el lifestyle de Lisboa, la elegancia, el Art Deco de sus estancias y una bodega secreta hecha a medida bajo esas escaleras, uno de los secretos mejor guardados del palacio.

Con 28 amplias habitaciones y suites cuidadosamente restauradas, todas ellas están decoradas por Gail Curley de forma diferente y emplazadas dentro de una elegante casa con detalles originales y magníficos techos que inspiran a crear, soñar y viajar a otras épocas. Más allá de los muros, las estancias más vividas guardan vistas espectaculares a un florido jardín, a las que les acompaña un suave sonido del fluir del agua en su piscina junto con el canto de los pájaros autóctonos de la zona, un auténtico oasis en el centro de la ciudad.

La versatilidad de sus estancias lo posiciona como un lugar en el que poder volver a conectar con uno mismo. Mat de yoga en las habitaciones, secadores Dyson, mini neveras Smeg, cafetera Nespresso y majestuosas bañeras antiguas en cada habitación demuestran el toque personal y con el cariño con el los propietarios reciben a sus visitantes donde la cultura de su historia y la modernidad de su reforma conviven para hacer de este lugar la estancia idónea en Lisboa.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin