Estilo de Vida

Vacuna Covid-19 y mujeres: desequilibrios en la menstruación como nuevo efecto secundario

Miles de mujeres han reportado a las autoridades sanitarias algunas alteraciones tanto en sus ciclos menstruales tras recibir la vacuna contra la Covid-19. No está registrado en el prospecto como efecto secundario demostrado pero tanto el Sistema Español de Farmacovigilancia como la Agencia Española del Medicamento y productos sanitarios (AEMPS) ya lo está estudiando.

Un elevado número de mujeres, tanto dentro como fuera de España, han manifestado haber sufrido alteraciones en la menstruación tras recibir las inyecciones, tanto de Pfizer como Astrazeneca, Moderna o Janssen. Las más comunes han sido metrorragia (sangrado vaginal fuera del periodo), amenorrea (ausencia de períodos menstruales), dismenorrea (dolor abdominal previo a la menstruación), sangrado más abundante de lo normal o pequeños sangrados cuando ya se ha superado la menopausia. La relación entre estos desequilibrios y la vacuna aun no están demostrados y los especialistas en ginecología y obstetricia dudan que la tenga, pues afirman que hay muchísimos motivos por los que estos pueden presentarse, desde el estrés hasta un cambio hormonal.

Los expertos tranquilizan, pues se trata de casos aislados que no suponen ningún riesgo para la salud de las mujeres, ya que se presentan de manera leve y esporádica, tal y como ocurre con la fiebre o la fatiga, efectos secundarios que sí están registrados. Las autoridades sanitarias realizarán un seguimiento exhaustivo y si se demostrara la relación entre ambos, tendrían que cambiar la ficha técnica de la vacuna.

Esta nueva información se suma a la que se confirmó hace unos días: la vacuna contra el coronavirus produce alteración en las mamas. Tras comenzar la vacunación, muchas mujeres acudieron a sus especialistas, alertadas por bultos en las axilas o inflamación en los pechos, que habían aumentado su tamaño hasta una talla. Se trata de una reacción natural, aunque incómoda, del sistema inmunitario y los ganglios linfáticos, que están más alerta tras recibir las dosis. No es peligrosa y su efecto también es pasajero, aunque los expertos aconsejan avisar al ginecólogo de haber recibido la vacuna si coincide con tu revisión anual.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.