Estilo de Vida

Las mejores ciudades a menos de dos horas de Madrid para viajar en avión

Marsella.
Madrid

Más de cincuenta millones de pasajeros pasan al año, de media, por el aeropuerto de Madrid. Muchos vienen a descubrir la capital de España, pero también son muchísimos los que utilizan sus terminales (sean madrileños o no) para asomarse a descubrir el mundo. De estos, muchos turistas buscan aprovechar fines de semana o algunos días libres para viajar hasta destinos cercanos y asequibles económicamente.

Civitatis, la empresa líder en la venta de visitas guiadas, excursiones y free tours en español por todo el mundo, ha preparado un listado con las mejores ciudades a menos de dos horas de Madrid para viajar en avión. La variedad de destinos que están a tiro de piedra del Aeropuerto de Barajas es, cuanto menos, difícil de igualar.

Lisboa (1 hora y 15 minutos)

La cercanía del país luso nos ofrece una amplia variedad de ciudades a menos de dos horas de Madrid para viajar en avión. La primera, como no podía ser menos, es Lisboa, una escapada obligatoria para quien desee conocer la esencia de Portugal. El precio para volar a la capital lusa suele ser bastante asequible, y al no ser excesivamente grande (al menos su casco histórico), lo más importante se puede visitar en tan solo 48 horas: la Torre de Belém, la Plaza del Rossío, el Elevador de Santa Justa o los barrios de Alfama y Mouraria son algunos de los lugares a visitar imprescindibles.

Burdeos (1 hora y 20 minutos)

La bohemia Burdeos, capital francesa del vino, también es una de las ciudades más propicias para viajar en avión desde Madrid. Sus encantadores calles medievales, sus afamados caldos o sus imponentes iglesias y palacios son solo algunas de las razones para visitar una ciudad que, desde hace un par de décadas, apostó firmemente por el turismo cuidando al máximo su casco histórico.

Oporto (1 hora y 20 minutos)

Otro magnífico destino portugués a tiro de piedra es Oporto. En menos de dos horas es posible sentarse en una de las encantadoras terrazas del barrio de Ribeira tomando una copa de vino dulce con vistas al puente Luis I y al río Duero. Pese a que esto ya sería razón suficiente para conocerla, existen otras, como su amplia oferta de ocio, la dilatada historia de sus monumentos o su vibrante actividad en lo que arte urbano se refiere.

Palma de Mallorca (1 hora y 25 minutos)

Tal y como decían The Refrescos, en Madrid no hay playa, pero con destinos como Palma de Mallorca tan a mano, ni falta que hace. En poco más de una hora es posible llegar a un auténtico paraíso mediterráneo cargado de calas de aguas turquesas y un patrimonio histórico-cultural que se remonta hasta la Prehistoria.

Niza (1 hora y 35 minutos)

La capital de la Costa Azul es otro destino ideal para descubrir desde el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Una vez allí, además de disfrutar del color de las aguas que dan nombre a esta zona de Francia, cualquier visita que se precie debe caminar por el icónico Paseo de los Ingleses con vistas a la bahía de Niza, callejear por el casco antiguo o perderse entre los puestos de su mercado de flores.

Marsella (1 hora y 40 minutos)

¿Quién puede resistirse al magnetismo marsellés con un viaje de menos de dos horas? Marsella posee una rica historia, patrimonio y belleza, todo en uno. Además, su importante puerto hace que sea una ciudad rebosante de vida, perfecta para una escapada de fin de semana.

París (1 hora y 50 minutos)

La Ciudad de la Luz no necesita presentaciones, sus monumentos y los millones de turistas que la visitan año tras año hablan por sí solos. No obstante, no está de más recalcar la proximidad entre ambas capitales mediante el avión, y es que reservar a última hora un viaje a París puede convertirse en una opción ideal para cualquier regalo o fin de semana libre.

Lyon (1 hora y 50 minutos)

Lyon es otra opción francesa ideal para aquellos que no quieran pasarse el día volando, ya que en menos de dos horas pueden estar paseando por las elegantes plazas de esta ciudad histórica a orillas del Ródano. La tercera ciudad más grande de Francia es también una gran desconocida que sorprende a todo aquel que la visita.

Marrakech (1 hora y 55 minutos)

Marrakech es la ciudad ideal para aquel que quiera adentrarse en otra cultura totalmente diferente en menos de dos horas de avión. Un fin de semana es suficiente para exprimir los encantos de la Ciudad Roja, callejeando por las serpenteantes calles de su Medina, admirando la riqueza del Palacio Bahía o degustando su exquisita gastronomía. Además, todo aquel que cuente con algo más de tiempo, puede aprovechar el viaje para acercarse a conocer el impresionante desierto de Merzouga.

Alguer (2 horas)

De la ciudad a la playa en un abrir y cerrar de ojos. Y no una cualquiera, puesto que la Costa Esmeralda es una de las más apreciadas del Mediterráneo. Alguer, al noroeste de la isla de Cerdeña, es una pequeña y encantadora ciudad que aún conserva parte de su legado catalán, ya que perteneció al Reino de Aragón durante cuatro siglos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin