Estilo de Vida

¿Es realmente bueno el té verde? Si formas parte de uno de estos grupos de personas, no para ti

Dreamstime.
Madrid

Los beneficios y propiedades de las infusiones son cada vez más conocidas por la sociedad occidental, que ha aumentado el consumo de estas bebidas en el hogar en los últimos años. El té verde es uno de los más populares dentro y fuera de las casas, pero diferentes estudios científicos han demostrado que el exceso de esta bebida natural no es aconsejable y está contraindicada para personas con determinadas condiciones de salud.

Según cuenta el artículo El té verde de Offarm, el té verde es una de las bebidas más antiguas del mundo. Según cuenta la leyenda china, fue descubierto accidentalmente por un emperador hace 4.000 años. Desde entonces, el té verde ha permanecido como bebida de preferencia en los países asiáticos (China, Japón e India), donde además de convertirse en un ritual social, se ha utilizado en las medicinas tradicionales de China e India como astringente, cardiotónico, estimulante del sistema nervioso central y diurético, entre otros usos.

Actualmente, el té verde es consumido por más de dos tercios de la población mundial, siendo la segunda bebida más consumida después del agua. Una de las características que le hacen alzarse como la bebida favorita de muchos son sus propiedades adelgazantes. Según un estudio publicado por The National Institute of Health, Estados Unidos, el té verde ayuda a acelerar el metabolismo, enfrenta el envejecimiento prematuro y es una bebida muy saciante, lo que ayuda a disminuir la ingesta de alimentos, entre otras muchas propiedades.

Aunque, a modo general y con un consumo controlado, esta bebida es considerada como saludable para nuestro organismo, hay que tener en cuentra sus contraindicaciones, ya que no todas las personas pueden tomarla debido a algunas de sus propiedades. El té verde contiene un gran aporte de cafeína (12 mg cada 100 gramos), por lo que las personas que no toleren bien esta sustancia deberían evitar también el consumo de esta infusión.

A continuación, los grupos de personas que no deberían tomar té verde.

Personas con insomnio

Quienes sufran problemas para dormir deberían evitar el consumo de esta infusión, ya que sus altos niveles de teína -un tipo de cafeína- dificultarán aún más conciliar el sueño.

Personas con anemia

Este té dificulta la absorción de hierro por parte de nuestro organismo, por lo que puede llegar a ser muy perjudicial si lo toman personas con falta de este mineral.

Personas con alta presión arterial

El té verde, al igual que el café, contiene altas cantidades de cafeína, por lo que puede aumentar la presión arterial. No obstante, si eres una persona hipertensa, deberías evitar su consumo.

Mujeres embarazadas o en periodo de lactancia

Además de la cafeína, el té verde contiene taninos, sustancias que reducen la absorción de ácido fólico y hierro, por lo que se recomienda que las embarazadas o madres en lactancia eviten consumir esta bebida.

Personas con extreñimiento

El consumo excesivo del té verde provoca estreñimiento y problemas en el tránsito intestinal, por lo que no se recomienda que las personas con problemas intestinales lo consuman en exceso.

¿Qué consumo es el adecuado?

De acuerdo con un estudio del University of Maryland Medical Center, en Estados Unidos, consumir té verde en exceso puede ocasionar malestares como irritabilidad, insomnio, palpitaciones, mareos, náuseas y/o vómito, diarrea, dolor de cabeza y pérdida del apetito.

Si no perteneces a ninguno de los grupos antes citados, su consumo moderado podrá brintarte múltiples beneficios para la salud. Según el doctor Zuo Zhang Feng, investifador University of Maryland Medical Center, recomienda tomar 1 o 2 tazas de té verde al día.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.