elEconomista.es

Succionador de puntos negros, el último fenómeno viral: toda la verdad

19/01/2020 - 9:09

El problema de las redes sociales es que cuando algo se pone de moda lo invade todo, digamos que es lo que se conoce como 'fenómeno viral'. Y el último producto en protagonizar las historias de los influencers y curiosos es ni más, ni menos que un succionador de puntos negros.

Removedor de espinillas, aspiradora de puntos negros o succionador, son algunos de los nombres que recibe este aparato que tiene como función limpiar los poros y eliminar los puntos negros a través de la succión, provocando a su vez el flujo de sangre en el rostro, lo que favorecerá a lucir una piel mejor. El resultado que promete es el de una piel brillante, rejuvenecida y mejor, pero ¿que hay de cierto? y lo más importante, ¿funciona?

Lea también: El succionador de clítoris provoca cachondeo en las redes: "Mi mujer ni me mira"

Si por algo el succionador se ha convertido en un fenómeno entre los amantes de la belleza es por su asequible precio, rondando en la mayoría de los casos los 20 euros. Además, son muchos los adictos a ver como se abre el poro y sale lo de su interior, aunque a otros les pueda parecer un asco absoluto. No vamos a juzgaros. Lo que sí dejamos claro es que no siempre se consigue ese resultado.

Probando dicho aparato en nuestra propia piel, el verdadero resultado son varios hematomas en la cara a consecuencia de la fuerte succión, por lo que no sería recomendable para personas con una piel fina o más sensible, provocando la rotura de muchos de los vasos sanguíneos que recorren nuestra epidermis, dejando marcas hasta varios días. Además, el succionador no siempre consigue abrir el poro, porque aunque se recomienda calentar primero la zona a tratar con la intención de dilatar el poro, según la profundidad muchas veces no consigue la absorción y si forzamos terminaremos con algo parecido a un "chupetón" pero en la cara.

Además, la eliminación total del sebo de la cara no es tan favorecedor como venden en las supuesta maravillas de este aparato, provocando la sequedad de la piel y un desequilibro en el ph de nuestro rostro. También habría que tener en cuenta que la agresión a nuestra piel podría afectar a nuestro propio microbioma, la capa de bacterias saludables que residen sobre nuestra piel y que potencian la salud y bienestar de la misma.

Por lo tanto, recomendamos el uso del succionador para punto negros en concreto, no para todo el rostro, siempre y cuando lo hayamos dilatado antes con calor y tengamos una piel grasa, nunca en caso de tener una piel fina, seca o sensible.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.