elEconomista.es

El alcohol, el peor aliado para practicar sexo

14/11/2019 - 18:46

Aunque se crea que el alcohol fomenta las relaciones sexuales, la realidad es que su consumo puede interferir a la hora de tener una erección. Con motivo del Día Internacional Sin Alcohol, la empresa líder mundial en salud sexual masculina, Boston Medical Group, explica cuáles son sus efectos en el organismo y cómo está afectando cada vez más a los jóvenes.

El 15 de noviembre se celebra el Día Mundial sin Alcohol, una fecha elegida por la Organización Mundial de la Salud para concienciar a la población mundial sobre los daños físicos y psicológicos que produce el consumo de este tipo de sustancias en nuestro organismo. Esta jornada representa una oportunidad para reflexionar, desde todas las instancias, sobre el alcohol y sus consecuencias.

Alcohol y sexo, mala mezcla

Al contrario de lo que se cree, su ingesta también es perjudicial en el terreno sexual. En torno al alcohol se han creado una serie de mitos, como pensar que las sustancias etílicas mejoran el funcionamiento sexual porque ayuda al hombre a desinhibirse, romper con la timidez y, de esta manera, incrementar la autoestima. Pero esto solo puede llegar a ocurrir con un consumo moderado, entre 30 y 60 cm3 –lo que equivale a menos de dos copas–, porque se convierte en un estimulante del apetito, tranquilizante, sedativo y produce sensaciones positivas, fomentando el encuentro de los cuerpos.

Por el contrario, si se traspasan estos límites puede dificultar las relaciones interpersonales y a pesar de que pueda despertar un estímulo erótico alto, interfiere en la capacidad de mantener una erección adecuada, provocando trastornos en los mecanismos de la erección, como disfunción eréctil, incluso crónica en el caso de los alcohólicos. De hecho, más del 50% de los varones menores de 50 años tienen problemas de erección en estado de embriaguez.

Esta situación puede desembocar en una sensación de fracaso para el hombre, con el peligro de que comience a desarrollar sentimientos de ansiedad que dificultan la respuesta de excitación sexual en el siguiente encuentro sexual. El problema se agrava si se establece un círculo vicioso que lleve al desarrollo permanente de impotencia, porque incrementa su preocupación por saber si tendrá o no una erección.

Según el director médico de Boston Medical Group, el doctor Benítez, "el alcohol retarda, distorsiona y ralentiza la percepción y respuesta de nuestros sentidos como reflejos, visión o audición. Y dentro de estas respuestas también se encuentra la respuesta sexual". Así, "su consumo inhibe el buen funcionamiento del sistema nervioso central, por lo que si no se produce una correcta comunicación entre estímulos, el cerebro y el sistema circulatorio, se entorpece la llegada de la sangre al pene, dificultando la penetración y el coito".

Alcohol y disfunción eréctil

Según un estudio de Boston Medical Group, el 71% de los hombres menores de 56 años que consumen alcohol de forma frecuente padece Disfunción Eréctil o Falta de Deseo Sexual. Un dato que alcanza el 62,5% cuando se habla de una franja de edad de entre 18 y 35 años aun sin tratarse de pacientes que son consumidores habituales, lo que convierte la excesiva ingesta de alcohol como la principal causa de los problemas de erección.

En palabras del doctor Benítez, "en general, nuestra percepción es que unos hábitos poco saludables, entre los que se incluye el abuso del alcohol, tienen un impacto muy negativo en la salud sexual de los hombres".

En ese sentido, "hay que tener en cuenta que, a la larga, este estilo de vida tendrá consecuencias negativas en el correcto funcionamiento de otros órganos, ya que en ocasiones la disfunción eréctil es el primer síntoma de otras enfermedades como la hipertensión o problemas cardiovasculares".







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.