elEconomista.es

El succionador de clítoris provoca cachondeo en las redes: "Mi mujer ni me mira"

28/10/2019 - 14:40

El mundo erótico está revolucionado con el nuevo juguete sexual pensado especialmente para las mujeres. Se trata de un succionador de clítoris que promete orgasmos en apenas tres minutos gracias a las ondas sónicas que llegan mucho más profundo que cualquier otro método. Las primeras usuarias hablan maravillas de él; sus parejas no tanto.

"Producto nefasto. Destruye familias. Mi mujer ni me mira" o "Mi mujer lo compró y ahora estoy en un banco esperando al divorcio" son algunos de los comentarios que se pueden leer en la página de compra del succionador y que han provocado las risas en las redes sociales.

El producto, que salió al mercado hace pocos meses, ha tenido tanto éxito que ya existe en diferentes marcas, tamaños, formatos, colores y cada vez son más las funciones incorporadas. Se trata de un aparato que envía ondas sónicas sin necesidad de contacto con el cuerpo y estas penetran en el interior estimulando las terminaciones nerviosas del clítoris.







Comentarios 1

#1
29-10-2019 / 18:12
SU P.MADRE
Puntuación -1   A Favor   En Contra

EL INVE RTIDO DE ZP SE HA COMPRADO UNO PARA APLICÁRSELO POR DETRÁS


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.