elEconomista.es

La venganza póstuma de Enrique de Dinamarca: será incinerado y no habrá funeral de Estado

15/02/2018 - 12:14

El marido de la reina Margarita, fallecido en la noche del martes a los 83 años, siempre soñó con ser rey de Dinamarca. El título de príncipe consorte no le agradó nunca y su ambición por conseguir igualarse a su esposa le llevó a arremeter contra ella y a negarse a ser enterrado en la catedral de Roskilde, donde descansan los reyes daneses. Finalmente, Enrique se ha salido con la suya.

Según desveló la Casa Real danesa, el príncipe consorte será incinerado el próximo 20 de febrero en la capilla del palacio de Christiansborg, sede del Parlamento y sus cenizas se repartirán entre el mar y los jardines de Fredensborg, su residencia real favorita. Tampoco será despedido en un funeral de Estado, tal y como él decidió antes de morir.

De esta forma, Enrique se sale con la suya, por lo que quedará vacío el costoso sarcófago que encargó la la Reina para él y que fue diseñado por el artista Bjorn Norgaard.

La venganza de Enrique fue anunciada por él mismo el pasado verano, cuando expresó su deseo de no ser enterrado junto a su esposa: "La Reina me toma por tonto. No me he casado con la reina para ser enterrado en Roskilde. Mi mujer ha decidido que quiere ser reina y eso me alegra (...) Si ella quiere que me sepulten a su lado, tiene que nombrarme rey consorte, eso es todo", declaró durante una entrevista con la revista Se og Hør.

A buen seguro que la decisión de Enrique ha sido un duro golpe para Margarita II, quien tiene un marcado carácter religioso y tenía organizado desde hace tiempo al detalle el funeral de ambos.

Luto en Dinamarca

Tras la muerte de Enrique, miembros de la familia real danesa como los príncipes Federico y Mary se desplazaron al palacio de Fredensborg. También se acercaron ciudadanos daneses a depositar flores en su honor. Tanto en este lugar como en el resto de palacios pertenecientes a la familia real, las banderas ondean a media asta en señal de luto en la corte, que se prolongará hasta el 14 de marzo. Durante este tiempo, no participarán en eventos sociales.

Este jueves, además, el cuerpo de Enrique será trasladado desde el palacio de Fredensborg al palacio de Amalienborg y el viernes será llevado a la iglesia de Christiansborg para que dé comienzo la capilla ardiente. Allí tendrá lugar su incineración el día 20.







Comentarios 0