elEconomista.es

Infanta Cristina: ¿mudanza a Lisboa?

12/05/2016 - 17:04

La hija de Juan Carlos y Sofía podría hacer pronto las maletas, ya que su jefe e íntimo amigo de su padre, Aga Khan, acaba de comprar un palacio en Lisboa. Allí quiere centralizar la sede de su fundación, en la que Cristina comenzó a trabajar tras el escándalo de Nóos y donde ocupa un puesto directivo.

Ya es oficial. El acaudalado líder de la comunidad ismaelita ha comprado el Palacio Henrique Mendonça, una maravillosa construcción que data de la primera década del s.XX y que ha costado 12 millones de euros. El edificio, que ahora alberga la prestigiosa Nova School of Business and Economics de la Universidade Nova de Lisboa, tendrá que ser debidamente restaurado y adaptado, ya que el príncipe quiere establecer ahí la nueva sede de su fundación benéfica, que hasta ahora se situaba en Ginebra.

Precisamente allí se instaló hace casi tres años la infanta Cristina, donde se 'exilió' tras saltar el escándalo del caso Nóos, contratada por Aga Khan, buen amigo de su padre, para llevar los asuntos de cooperación internacional de su fundación. Ahora que esta sede se traslada de la capital suiza al nuevo palacete adquirido en Lisboa, no sería de extrañar que la hermana del rey Felipe haga las maletas y ponga rumbo a la tierra natal de Cristiano Ronaldo, un enclave estratégico para su familia teniendo en cuenta los acontecimientos que se avecinan.

Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin, declararon el pasado mes de enero imputados en el caso Nóos, un juicio que terminará el próximo 30 de junio. Todo parece indicar que el 'yerno real', para el que la Fiscalía pide 19 años de prisión, acabará entre rejas. De hecho, el pasado mes de febrero, el inspector de Policía José María Benito afirmaba que Instituciones Penitenciarias había ordenado acondicionar la prisión mujeres de Brieva, en Ávila, para recibir a Urdangarin. Si Iñaki tuviera que cumplir pena de prisión, vivir en Lisboa sería mucho más práctico para Cristina y sus hijos de cara a las visitas familiares, dada la cercanía en kilometraje entre ambas ciudades, muy inferior de la que hay entre Ávila y Ginebra. Además, así estarían también mucho más cerca de sus familias, que residen en Madrid y en San Sebastián, y seguirían gozando de cierto grado de intimidad que de ninguna manera podrían recuperar en España.

Hay que recordar que antes de vivir en Ginebra, la familia Urdangarin-Borbón pasó cuatro años (desde 2009 al 2013) en Washington, donde Iñaki ejercía como consejero y presidente de la Comisión de Asuntos Públicos de Telefónica Latinoamérica y Estados Unidos, mismo puesto que ya ocupara en Barcelona, ciudad que 'abandonaron' a petición del rey Juan Carlos, cuando Casa Real detectó ciertas irregularidades en las finanzas de Urdangarin.







Comentarios 0