Casas Reales

Los tips 'eco' de Harry en Nueva Zelanda, ajeno al Jubileo de Platino de su abuela Isabel II

Con una camiseta de algodón con la leyenda Girl Dad, como guiño a su hija Lilibet, Harry ha protagonizado un curioso vídeo como parte de la campaña mediática de ecoturismo de Travalyst. La organización, fundada por el nieto de la reina Isabel II, no tiene ánimo de lucro. Sonriente y relajado, el duque está centrado en su trabajo y se mantiene ajeno al encendido debate en Reino Unido sobre su participación en los actos del Jubileo de Platino de su abuela, que comienzan el 2 de junio. Tampoco ha confirmado si tendrá agenda propia en esos compromisos. Sin embargo, la Reina sí ha dejado claro que estarán con ella los miembros de la familia que tengan deberes públicos.

Turismo responsable y sostenible en Nueva Zelanda. Es el mensaje de esta nueva iniciativa de Harry. El duque de Sussex ha presentado en la televisión maori neozelandesa Travalys, su organización de viajes sostenibles sin ánimo de lucro. En ella, el marido de Meghan hace un llamamiento a los neozelandeses para que ayuden a los viajeros a disfrutar de unas vacaciones eco sostenibles.

En el vídeo de lanzamiento aparece el hijo menor del príncipe de Gales haciendo running. Tras él va un agente examinador de riesgos mediambientales (al que da vida el actor neozelandés Rhys Darby). El agente examina la huella ambiental que él y su mujer, Meghan, dejaron en su viaje a Nueva Zelanda en 2018.

El funcionario, en tono irónico, le ha recordado que durante su estancia en Tim's Motor Lodge le dieron 12 toallas: "Solo usaste una, lo cual está muy bien", dice Darby a un asombrado Harry, que le insiste en que nunca se quedó en el motel. También ha subrayado la importancia de comprar productos locales y de mantener el grifo de agua cerrado mientras se lava los dientes: "Siempre lo hago", ha confesado el príncipe.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.