Casas Reales

El príncipe Andrés "teme" por su estabilidad económica tras ser despojado de sus títulos

24 horas después de que el tribunal de Estados Unidos anunciara que acepta a trámite la demanda contra el príncipe Andrés por presuntos abusos sexuales a una menor, Buckingham ha tomado una decisión radical: desvincularse por completo del hijo de Isabel II, que no volverá a ejercer funciones públicas ni utilizará su condición de Alteza Real.

Andrés de Inglaterra ya estaba apartado de la agenda oficial desde hace dos años y pierde además una decena de títulos en el Ejército, uno de ellos simbólico porque lo heredó de su abuelo, el de Coronel de la Guardia de Granaderos. Buckingham anunció el jueves que la reina Isabel II había aprobado que se retiraran todos los títulos militares a su segundo hijo varón, después de que cada vez más miembros de las Fuerzas Armadas se hubieran quejado de que les deshonraba.

Lea también: El príncipe Andrés, despojado de todo: Isabel II le retira los títulos militares y patrocinios reales

Según el medio británico The Mirror, al Duque de York ya le preocupa su estabilidad económica y "teme una ruina financiera" por las crecientes facturas legales y un posible acuerdo de 10 millones de libras con su acusadora Virginia Giuffre.

The Mirror revela además que, Andrés de Inglaterra estaba este viernes encerrado en conversaciones con sus equipos de abogados en el Reino Unido y los Estados Unidos mientras esperaban que el equipo legal de la demandante respondiera a al acuerdo ofrecido. El equipo legal del duque sigue creyendo que su caso no puede ser atendido bajo la ley federal de los Estados Unidos debido a un "acuerdo de domicilio", argumentando que al menos una de las partes en un juicio civil debe ser residente en el país.

En medio del caos y la incertidumbre, el Duque de York, que siempre ha negado las acusaciones, ha lamentado su situación financiera, diciendo a sus confidentes más cercanos que teme quedar insolvente además de marginado de su familia. A pesar de que se apresuró a completar la venta de un chalet suizo de 17 millones de libras, sus crecientes deudas incluyen honorarios de abogados de al menos 2 millones de libras y un pago de 6 millones de libras a una socialité francesa a la que compró la mansión en 2014.

Su madre, la reina Isabel, se niega a darle dinero, pero según el medio británico sí estaría dispuesta a asumir el cargo de la seguridad anual de su hijo, que asciende a 300.000 libras. Fuentes del diario aseguran que, aunque tal decisión no ha sido aprobada, si lo fuera, probablemente causaría más fricciones dentro de la familia después de que el príncipe Harry y su esposa Meghan fueran dejados a la deriva y se les dijera que pagaran su propia seguridad cuando dejaron sus funciones reales.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.