Casas Reales

Kate Middleton, así se hicieron las fotos de su 40º cumpleaños: apenas maquillaje, sin peluquería... y bailando rock

¿Cómo se preparó la sesión de fotos de la duquesa de Cambridge por su 40º aniversario? Días después de que las tres imágenes dieran la vuelta al mundo, el fotógrafo revela cómo preparó el posado y quién hizo la selección de los retratos.

Kensington distribuyó los tres posados de Kate Middleton, el día del 40º cumpleaños, el 9 de enero. La sesión tuvo lugar en noviembre en Londres, en Kew Gardens, el Real Botánico fundado en 1759. El fotógrafo especializado en moda Paolo Roversi explicó el proceso creativo del trabajo y dio detalles sobre cómo preparó la espectacular producción en una entrevista al periódico italiano Corriere Della Sera.

El fotógrafo especificó que quería transmitir una imagen moderna de la duquesa de Cambridge. Escogió los vestidos rojo y blanco, de Alexander McQueen (firma que también creo su look nupcial). Quiso captar con su objetivo una versión "diferente" de Kate, "más contemporánea". Roversi explicó que el retrato en blanco  y negro escenifica una posado clásico, regio y maduro. Las joyas pertenecen al joyero de Diana de Gales y los pendientes, en concreto, son un préstamo de la reina Isabel II, abuela de Guillermo.

También deslizó que la foto de Kate con el vestido rojo es más "glamourosa". El que eligiera un McQueen no es casual. Se trata de una firma londinense, que lleva en su adn el diseño británico. Su fundador, Alexander McQueen, se graduó de la prestigiosa St. Martins College of Art & Design de la capital. Junto con John Galliano y Stella McCartney, formó la generación de diseñadores británicos más inspiradores de los últimos tiempos. En este retrato, la duquesa protagoniza un posado de moda.

Por encima de todo, el fotógrafo revela al medio italiano que quiso plasmar a la imagen de una mujer actual, de su tiempo. Para ello empleó "solo luz natural, poco maquillaje y nada de estilismo de peluquería." En la foto del plano corto, Kate lleva un vestido blanco, sonríe mirando a cámara y su melena cae sobre los hombros. Una imagen espontánea y natural.

Confirmó también Paolo Roversi que durante la sesión fotográfica la duquesa "bailó un vals con el paso acelerado mezclado con un poco de rock and roll". El príncipe Guillermo y sus hijos, Jorge, Carlota y Luis, fueron los encargados de ayudar a Kate a escoger la imágenes. Los retratos, que han dado la vuelta al mundo, están recogidos en la exposición de la National Gallery.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin