Casas Reales

Charlène de Mónaco: su recuperación en la lujosa clínica suiza, días antes de su 43 cumpleaños

La princesa de Mónaco, ingresada en un centro médico psiquiátrico desde noviembre por una fatiga extrema, se recupera "de forma satisfactoria y reconfortante". Esta Navidad recibió la visita de sus hijos, su mejor medicina. El 25 de enero sopla 43 velas.

La mujer de Alberto II de Mónaco comienza este año centrada en su recuperación en la clínica privada de salud mental Kusnacht de Zúrich, donde está ingresada para superar el "agotamiento físico y mental" que padece. En este centro médico, la princesa Charlène descansa y recibe el tratamiento para ayudarla a recuperar su salud.

Gracias a que su recuperación es "satisfactoria y reconfortante", según un comunicado del Palacio de Mónaco de diciembre, los médicos permitieron que recibiera visitas. Allí es donde se trasladaron el pasado día 23 su marido y su hijos, los pequeños Gabriella y Jacques. Su familia quería ver a la princesa y darle un abrazo para felicitarle las fiestas navideñas. Los niños jugaron y cantaron con su madre. Hubo una segunda visita a Charlène, que se produjo el 2 de enero. En la foto, la familia en noviembre.

El próximo 25 de enero la ex nadadora cumple 43 años, un día muy especial que seguro contará con el cariño de sus hijos y de su marido. La lujosa clínica privada donde recibe tratamiento para superar su agotamiento se encuentra en una discreta zona de Zúrich, centro financiero y bancario al norte de Suiza.

"Un retiro terapéutico", publica Paris Match, que ofrece la máxima discreción y comodidad a los pacientes. La Kusnacht es líder en terapias para salud mental. Según el medio italiano digital Dagospia, cada paciente recibe tratamiento de forma individual en su propia residencia privada, con los más altos estándares de atención y confidencialidad.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.