Casas Reales

La imagen en la que Charlene de Mónaco ha visto a sus hijos con sus hermanastros

La princesa de Mónaco continúa ingresada en una clínica suiza para recuperarse de la severa depresión que sufre y desde allí ha visto cómo sus hijos mellizos, Jacques y Gabrielle, presumen de buena relación con sus hermanos mayores, Jazmin y Alexandre, los hijos que el príncipe Alberto tuvo antes de casarse con Charlene.

Lea también: Charlene de Monaco da señales de que existe pero su estancia en Suiza es hermética y extraña

Es la primera vez que aparecen juntos los cuatro hijos de Alberto de Mónaco. La fotografía ha sido compartida en redes sociales por la mayor, Jazmin Grace (29), que vive en Estados Unidos y es actriz y cantante. En ella, la primogénita del príncipe, fruto de su affaire con la camarera Tamara Rotolo, abraza a Alexander (18), nacido de la relación entre su padre y la azafata Nicole Coste, y a la pequeña Gabriella, sentada junto a su mellizo, Jacques, que la coge con un gesto protector.

La fotografía forma parte de un carrusel de imágenes con el que Jazmin Grace ha despedido el año 2021, por lo que no se sabe la fecha de la misma. Sin embargo, varios medios apuntan a que el príncipe Alberto pudo aprovechar la estancia de Charlene en Sudáfrica, donde pasó seis meses por una grave infección, para reunir a sus cuatro hijos.

Aunque son pocas las imágenes que trascienden del príncipe con sus dos hijos mayores, lo cierto es que su relación es muy estrecha: "Suelen practicar deporte juntos y también hablan de política", comentó hace unos meses la madre de Alexandre. "Intento que pase tiempo con sus hermanos. Jacques y Gabriella son aún muy pequeños, pero cuando Alexandre tiene la oportunidad de verles, juega con ellos".

Él es, precisamente, el hijo más discreto de Alberto, pues Jazmin, que se dedica al mundo del espectáculo, ha disfrutado en más de una ocasión de los grandes eventos del Principado, como el Baile de la Rosa.

Charlene continúa ingresada

Mientras tanto, la princesa continúa ingresada en una lujosa clínica de reposo en Suiza, donde se recupera de la depresión que arrastra desde hace meses. Tras pasar seis meses en Sudáfrica, donde sufrió una grave infección de nariz y oídos que la obligó a pasar tres veces por quirófano, la princesa regresó a Mónaco, donde se reencontró con su familia. Duró poco: días después, abandonó el Principado y su marido, sin entrar en detalles, explicó que estaba "agotada física y emocionalmente" y que su recuperación llevaría tiempo.

Desde entonces, la princesa ha recurrido a sus redes sociales en contadas ocasiones. Una de las últimas para felicitar las fiestas navideñas con una postal en la que aparece feliz junto a su marido y sus hijos, a los que echa mucho de menos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.