Casas Reales

El príncipe Harry aumenta distancias con su padre: "Apenas se han hablado en 8 meses", asegura su entorno

Llueve sobre mojado en Clarence House. Las distancias entre el príncipe de Gales y su hijo menor, el príncipe Harry, aumentan por momentos. A este enfriamiento se une el nuevo comunicado de Harry. Un cortafuegos para desvincularse de la relación que su padre habría tenido con un magnate saudí y sus controvertidas donaciones.

La complicada relación del príncipe Harry con su padre, Carlos de Inglaterra, se pone aún más cuesta arriba. Desde que los duques de Sussex viven en Montecito, Los Ángeles, tras el Megxit y su salida como miembros de la Casa Real en 2020, la distancia entre padre e hijo es inmensa. Tanto que el "Mirror" publica que "apenas se han hablado en 8 meses" y que su relación "está bajo mínimos".

A esta situación se añade una polémica más. A través de un comunicado, el duque de Sussex se desmarca de su padre y del vínculo que tuviera con el magnate saudí Mahfouz Marei Mubarak bin Mahfouz.

Según publica "The Sunday Times", Harry "cortó la relación" con el empresario en 2015, justo un año antes de que Carlos de Inglaterra le nombrara Comendador de la Orden del Imperio Británico. La relación del príncipe de Gales y el empresario y filántropo saudí tiene una naturaleza controvertida por supuestos intercambios de intereses. Tal y como recoge el diario, el magnate emitió donaciones, algunas millonarias, a varias ONG´s y fundaciones, como la Fundación Sentebale, vinculadas a la Casa Real. Incluso, señala el rotativo, que fue el propio Harry, en 2013, quien mantuvo una primera reunión con el saudí.

Las donaciones del magnate, lejos de ser desinteresadas, habrían tenido como 'agradecimiento' su ingreso en la Orden del Imperio Británico y la ciudadanía británica. La controvertida situación provocó la dimisión de Michael Fawcett, asesor de confianza del hijo de la reina Isabel, de su cargo en la Fundación Sentebale.

Ha sido ahora cuando el marido de Meghan Markle ha salido al paso en esta polémica, a través de su portavoz: "El duque y sus consejeros, así como su fundación Sentebale, cortaron su relación con el señor Mahfouz y sus socios en 2015. A partir de entonces, dejaron de aceptar más donaciones", publica "The Sunday Times".

En este asunto, Clarence House también se ha pronunciado, asegurando que Carlos de Inglaterra "no tenía conocimiento" del supuesto intercambio de favores. Mahfouz, de 51 años, está afincado en Reino Unido y posee el grupo empresarial que lleva su nombre y que su padre, el jeque Marei Mubarak Mahfouz bin Mahfouz, fundó en Arabia Saudí.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin