Casas Reales

Letizia combina la tiara Flor de Lis con vestido de H&M en la cena de gala sueca

Los reyes han cerrado su agenda del miércoles en Estocolmo con una cena de gala. Los reyes Gustavo y Silvia de Suecia han abierto el palacio real para homenajear a sus invitados. Las dos mujeres protagonistas de la velada, las reinas, han lucido dos espectaculares tiaras: Letizia, la Flor de Lis; y Silvia la de los Camafeos.

La esposa de Felipe VI, que está siendo muy aplaudida estos días en Suecia por sus exquisitos estilismos, ha escogido un sobrio vestido de corte princesa en azul marino con sutiles transparencias y lazos en la espalda de la firma sueca H&M, en un guiño a sus anfitriones. Cuesta 300 euros y está hecho de poliéster reciclado.

Lo ha combinado con su espectacular tiara Flor de Lis, su favorita. Valorada en 50.000 euros (la más cara del joyero real), tiene 450 diamantes y diez perlas. Creada por Ansorena a principios del 1906, Alfonso XIII la mandó a fabricar como regalo de bodas para su mujer, la reina Victoria Eugenia. Es la más significativa de la Casa Real, pues la Flor de Lis es el símbolo de los Borbones.

La reina la ha combinado con las pulseras gemelas de Cartier, que no suelen faltar en las ocasiones especiales, y los pendientes de diamantes a juego.

A la cena han asistido también la princesa Victoria (heredera al trono) y su marido, Daniel Westing; así como el príncipe Carlos y su mujer, Sofia Hellqvist.

Todos ellos han saludado a la comitiva en el Salón Blanco del palacio real y lo han hecho sin mascarilla, pues en Suecia no son obligatorias. Al no llevarlas el rey Gustavo y la reina Silvia, ellos debían corresponder de la misma forma, según protocolo. Eso sí, los anfitriones han prescindido de la mesa imperial y la han sustituido por una mesa octogonal, como principal, y varias mesas redondas para guardar la distancia de seguridad como precaución al Covid. En el menú destacan la truca ártica y el caviar de río.

A lo largo de la velada, los reyes Felipe y Letizia impondrán a la reina Silvia la Gran Cruz de la Orden de Carlos III; mientras que nuestra reina recibirá la Gran Cruz de la Orden de los Serafines.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.