Casas Reales

Alberto de Mónaco: "Charlene ha comprendido que necesitaba ayuda"

Este viernes 19 de noviembre, Día Nacional de Mónaco, todo el interés estaba puesto en la ausencia de la princesa Charlene (43), que se retiró de la vida pública tras su regreso de Sudáfrica. El príncipe Alberto (63) ha confesado que su mujer está ingresada en un centro "en otro lugar de Europa", lejos del principado, por voluntad propia.

Lea también Alberto de Mónaco acalla los rumores de crisis en el día más importante del Principado: un '10' para Charlene

Tras las incógnitas generadas en torno a Charlene, el hermano de Carolina y Estefanía ha dado explicaciones a la revista People: "Puedo decir que estaba sufriendo una fatiga increíble. No podía dormir bien durante varios días, no estaba comiendo bien tampoco. Ha perdido mucho peso, lo que la hace más vulnerable a las enfermedades, como catarro, gripe o, Dios nos libre, Covid".

Alberto de Mónaco con sus Carolina y Estefanía en la Fiesta Nacional del Principado

Debido a su "agotamiento tanto emocional, como físico", la propia Charlene tomó la decisión de ingresar en un centro para recuperarse, como mínimo varias semanas: "Estaba muy tranquila y muy comprensiva. Se dio cuenta de que necesitaba ayuda. No se puede obligar a nadie a entender que necesita tratamiento, tiene que aceptarlo ellos mismos", ha explicado.

Al mismo tiempo, ha aclarado que tanto él como los hermanos de la ex nadadora, Sean y Gareth Wittstock, también fueron partícipes de la decisión: "Ella ya lo había decidido y solo queríamos que lo confirmara delante de nosotros. Ella lo quería así. Ya sabía que lo mejor que podía hacer era irse, descansar y recibir el tratamiento médico adecuado".

Por otro lado, el príncipe está cansado de los continuos rumores de crisis matrimonial entre los dos. Una vez más, los ha desmentido tajante: "Esto no es Covid y no está relacionado con un cáncer. No es una cuestión de relaciones personales y si queréis discutir sobre otra especulación, no está relacionado con la cirugía plástica", ha señalado.

Sobre el regreso de Charlene de Sudáfrica, que se produjo el pasado 8 de noviembre, ha confesado que al principio todo parecía ir bien, pero al poco se dieron cuenta de que se trataba de un espejismo: "Fue bastante bien en las primeras horas, y luego se hizo bastante evidente que no se encontraba bien".

Después, ha explicado que tanto él como los mellizos de ambos, Jacques Gabrielle, visitarán a la princesa en el centro cuando los médicos lo consideren oportuno: "La visitaremos allí. No puedo darte ningún tipo de marco de tiempo sobre eso. No en los próximos días, ciertamente, pero siempre que obtengamos el visto bueno médico. Ya sabes este tipo de tratamientos, estos períodos de descanso, suelen ser de varias semanas. No puedo darles ningún período establecido en este momento, ya veremos".

En este sentido, ha señalado que incluso los pequeños de 6 años se daban cuenta de que algo pasaba con su madre: "Sabían que estaba cansada. Que no era del todo ella misma. Y luego les dije que necesitaba algo de tiempo para descansar, y que ahora está en un lugar no muy lejano, que podemos ir a verla algún día. Saben que hablará con ellos muy pronto. La extrañan, por supuesto, pero lo comprenden. Los niños de esa edad comprenden".

Lea también - Del regreso de Carlota Casiraghi a la triste ausencia de Charlene: los Grimaldi celebran la Fiesta Nacional

Por otra parte, ha pedido tiempo para tener de vuelta a la princesa de siempre: "Ella necesita privacidad; como familia, necesitamos privacidad. Ella necesita tiempo para descansar en el mejor ambiente posible. Cuando las figuras públicas tienen problemas de salud, merecen privacidad como cualquier otra persona. Espero que todos lo entiendan. Denos el tiempo que necesitamos; dale el tiempo que necesita para sanar, mejorar y estar de regreso con su familia en Mónaco". 

Por último, ha insistido en lo necesario que es dejar a la sudafricana descansar estas semanas para su pronta recuperación: "Charlene nunca pidió tener estos problemas, pero están ahí, desafortunadamente, y necesitamos espacio y privacidad para abordarlos. Así que les ruego a todos que lo entiendan y que por favor dejen a mi familia en paz durante las próximas semanas", ha sentenciado.

Charlene regresó a Mónaco el pasado 8 de noviembre tras permanecer en Sudáfrica desde mayo. Viajó hasta su país natal para recorrer el safari de KwaZulu-Natal con el fin de promover el fin de la caza furtiva de rinocerontes mediante la fundación que lleva su nombre. La infección que contrajo llegó a raiz de una intervención en la boca en la que le elevaron el seno maxilar, un procedimiento habitual previo a la colocación de un implante. Tuvo que pasar hasta en tres ocasiones por quirófano.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin