Casas Reales

Isabel Preysler y Porcelanosa, pendientes de la salud de la reina Isabel II

Hace tiempo que Isabel Preysler parece retirada de la vida social y de las alfombras rojas de las firmas que la tienen como icono, la joyería Rabat o la famosas cerámicas de Porcelanosa. Pero este otoño, en el que debería producirse su 'rentrée' por todo lo alto, las citas dependen de la salud de la reina Isabel II de Inglaterra. Literalmente.

Lea tambiénTamara Falcó e Isabel Preysler: entramos al resort de casi 5.000 euros la noche donde se alojaron en Maldivas

Porcelanosa celebra siempre, unas semanas antes de Navidad, un encuentro navideño con el príncipe Carlos como anfitrión, en una de sus mansiones en Escocia o incluso en Londres, en el mismo el palacio de Buckingham.

Y como estrella de esa expedición está siempre Isabel Preysler, acompañada de Mario Vargas Llosa, Alfonso Díez, duque viudo de Alba, nuestra top más internacional Nieves Álvarez y en alguna ocasión Cayetano Rivera o alguno de los hijos de Preysler. En 2016, enamorados y felices, formaban parte del grupo de selectos invitados contratados por la empresa de Castellón Enrique Ponce y Paloma Cuevas. ¡Qué tiempos aquellos!

Pero este año, cuando ya se han levantado en Inglaterra las restricciones por la pandemia, el calendario de la Royal Family, ha dado un vuelco.

Después de dos semanas descansando por consejo de sus médicos, Isabel II iba a reaparecer este domingo en la importante conmemoración del Día del Armisticio, rememorando el fin de la Guerra I Mundial, en el que se rinde homenaje a los soldados caídos. Pero ya como contamos la soberana británica de 95 años canceló su presencia, "muy a su pesar, por runa lesión de espalda", según el comunicado de palacio.

Personas conocedoras de los entresijos de la Corte Británica aseguran a Informalia desde Londres que, a partir de ahora, cada día será más notable la presencia pública del príncipe Carlos y Camila en actos institucionales, y también la de su hijo Guillermo y su nuera Kate Middleton en eventos culturales y sociales.

La transición en la Corona británica es un hecho, y todo está preparado para que el heredero ocupe cada vez más el puesto de su madre la reina.

En estas circunstancias, la fiesta navideña que da el príncipe de Gales a sus amigos españoles está paralizada, según informan desde la secretaría del príncipe.

Isabel Preysler también tiene pendiente ser la protagonista de la inauguración de la gran tienda de Porcelanosa en la calle de Alcalá en Madrid, un espacio espectacular, ampliado a 4000 metros cuadrados, que hará su presentación oficial a principios de 2022.

Desde Porcelanosa aseguran que "Isabel Preysler es y seguirá siendo insustituible como imagen de la firma".

Lo cierto es que desde la muerte de su madre, el pasado agosto, la viuda de Miguel Boyer solo ha aparecido en público en la fiesta literario-benéfica, organizada por Mario Vargas Llosa el 15 de octubre, en una finca cercana a El Escorial.

Lea tambiénIsabel Preysler, de mujer de un ministro de Hacienda a novia de Vargas Llosa, escritor offshore

El llamado "Un encuentro por la Cultura y la Libertad" habría debido reunir a la crema de la intelectualidad y la cultura, pero finalmente los personajes más destacados fueron José María Aznar y Ana Botella, Pablo Casado, Toni Cantó, el torero Roca Rey, Albert Rivera, el Cholo Simeone, Boris Izaguirre, el alcalde de Madrid Martínez Almeida y poco más. Ana Boyer y Tamara Falcó, hijas de la anfitriona, tampoco quisieron faltar.

Pero la convocatoria no fue lo que esperaba el premio Nobel de Literatura. Hubo deserciones llamativas. Y es que su nombre había aparecido días antes en los llamados Papeles de Pandora, como depositario de fondos no declarados, en paraísos fiscales. Y ese mismo día, 15 de octubre, se celebraba en Barcelona la entrega del Premio Planeta de Novela, donde se daba cita la verdadera crema de la literatura Española.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

ANALISTA DE HECES
A Favor
En Contra

LA CHINA PARECE UN SACO DE MIE RDA Y LO ES

Puntuación 0
#1