Casas Reales

Pendientes de Leonor: doña Letizia la echa de menos y quiere que todos lo sepamos

El desfile de las Fuerzas Armadas en el día de la Fiesta Nacional, el primero después de la pandemia, ha vuelto este año al Paseo de la Castellana con novedades importantes. Una de las más importantes es la ausencia de la Heredera. Doña Letizia, que antes que nada es madre, ha tenido un precioso y emotivo gesto al recordar a su primogénita con un detalle para que toda España sepamos que la echa de menos. Por suerte para la reina, la princesa Leonor sí vendrá en unos días para asistir en Oviedo a los premios que llevan su nombre y es muy probable que se quede a celebrar su 16 cumpleaños en Palacio porque tiene vacaciones en el internado de Gales.

Todas las autoridades, los militares participantes y el público asistente  llevaban mascarilla. En el palco de honor, junto a Felipe VI y Letizia, solo estaba la infanta Sofía. La princesa Leonor se ha quedado en su colegio de Gales, pues en el Reino Unido es un día laborable y no ha querido faltar a sus clases. La Princesa de Asturias volverá a España para asistir el próximo día 22 de este mes, en el teatro Campoamor de Oviedo a la entrega de los premios que llevan su nombre como adelantamos en primicia desde Informalia.

Este año, también formaban parte del escenario de la parada, las imponentes grúas del estadio Santiago Bernabéu, que sigue sus trabajos de remodelación. El buen tiempo y los visitantes que se han acercado a Madrid durante el puente congregaron una gran afluencia de público que dio una gran animación al desfile. Los reyes fueron recibidos con aplausos, el presidente del Gobierno, con abucheos, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, con aclamaciones de "!Ayuso, Ayuso!", otra de las novedades de esta edición.

La reina estrenó un sobrio vestido en un tono azul bebé, de corte cruzado desde el cuello y cerrado a un lado con cinturón y una hebilla plateada, mangas francesas y largo por debajo la rodilla.

Con su elección, Letizia ha "traicionado" este 12-O a Felipe Varela, su diseñador de cabecera en este acto oficial, por  María Barragán, almeriense con 30 años de trabajo a sus espaldas. El traje en cuestión, lo describe así la diseñadora andaluza: "Es un orgullo para nosotros anunciar que su majestad la Reina Doña Letizia ha escogido un vestido de nuestra firma  en un día tan importante para los españoles como es el Día de la Hispanidad. Más de 30 años de artesanía avalan el buen hacer de nuestros diseños. Confeccionados a medida en nuestros talleres tanto de Almería como de Madrid. Nunca alejándonos del producto y calidad nacional".

Peinado sencillo

Desde el confinamiento, Letizia, que podía cambiar de peinado varias veces al día, según los actos a los que asistía, ha optado por la sobriedad de una raya al medio, larga melena suelta, para ocasiones de gala, un moño bajo y como en esta ocasión, una cola de caballo, siempre manteniendo la raya aunque hoy la ha mejorado con un ligero cardado.

A sus 14 años, la infanta Sofía, de blanco, ha vuelto a esos vestidos de corte infantil, aunque hay quien dice que es ropa moderna y que las chicas jóvenes llevan ahora esos estilismos. Sofía, que sobrepasa a su madre en estatura, incluso cuando la reina lleva tacones altos, ha dejado su pelo suelto con suaves ondas para completar un look formado por un vestido crudo de estilo bohemio de Claudie Pierlot.

Un diseño corto de manga larga con volumen, con volantes en el bajo de la falda y adornos en negro, color del que ha calzado unas originales bailarinas de pico con tiras. Mucho más espontáneas que su hermana Leonor, la infanta no dejó de hablar con su padre, seguramente preguntándole por detalles del desfile.

Este año, el número de invitados se ha reducido. El Nuncio del Vaticano representaba a todo el Cuerpo Diplomático y en la tradicional recepción del Palacio Real posterior al desfile, en lugar de los 2000 invitados de otros años, solo asistieron 200 personas, con ausencia de periodistas y sin que se formaran los corrillos habituales en los que se charlaba de manera informal, de todos los entresijos políticos del momento.

La princesa Leonor, en Gales, donde estudia, ha sido la gran ausente de la jornada pero, como decíamos arriba,  la reina ha querido exhibir el recuerdo a su primogénita durante el desfile militar luciendo sus pendientes de aguamarinas firmados por Bulgari en la Fiesta Nacional. Los  pendientes largos de oro y diamantes con aguamarinas en forma de lágrima los recibió como regalo cuando nació Leonor.

Seria durante todo el acto por lo solemne del desfile, doña Letizia se ha mostrado especialmente atenta a la parada militar y, sobre todo, a su hija Sofía, que situada a la derecha del Rey Felipe - mientras que la Reina estaba a su izquierda - ha recibido indicaciones de su madre en varios momentos del desfile.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin