Casas Reales

Carlos García Revenga da el último adiós a su madre: ¿irán las infantas Elena y Cristina al funeral?

Carlos García Revenga, antiguo secretario particular de las infantas Elena y Cristina, dará este miércoles en Madrid el último adiós a su madre, fallecida hace unas semanas, y a la que había cuidado personalmente en estos últimos años.

Elena de Borbón y su hermana podrían asistir a la misa, dada la estrecha relación de más de 20 años, que ha existido entre Revenga y las hijas del rey Juan Carlos. García Revenga fue despedido de forma imprevista cuando Felipe VI fue proclamado rey y las normas internas del palacio de la Zarzuela dieron un giro radical. Se redujeron los miembros de la Familia Real, que pasaron a ser únicamente los Reyes Eméritos, Felipe, Letizia, la princesa de Asturias y la infanta Sofía.

Lea también: Carlos García Revenga, de poderoso valido a fantasma de los salones

Y la agenda de Elena de Borbón, que recibía una remuneración por asistir a actos oficiales, quedó reducida prácticamente a cero y tanto ella como su hermana, repudiada por el rey Felipe VI por las implicaciones judiciales de Iñaki Urdangarin, perdieron los servicios de Carlos García Revenga como secretario, aunque en realidad era también un amigo fiel y leal.

Como licenciado en Pedagogía, fue profesor de Elena en el colegio Santa María del Camino y más tarde también le dio clase cuando la infanta estudiaba Magisterio. Las infantas son madrinas de las dos hijas de su antiguo asistente y celebraron sus bodas, en las que Revenga fue testigo, en ambas ocasiones.

Su estrecha relación con los ex duques de Palma le llevó a aceptar ser nombrado administrador en las empresas de Urdangarin, lo que le valió ser imputado en el Caso Nóos, aunque finalmente el juez Castro decidió que no había indicios de delito en su actuación.

García Revenga fue despedido sin miramientos de su despacho en Zarzuela y sin indemnización. Muy enfadado, se atrevió a pleitear contra la Casa Real por despido improcedente pero no tuvo suerte en su demanda. Tenía más de 50 años, pero, a pesar de que su agenda debía ser una de las mejores de España, no encontró un trabajo a su medida. Intentó colaborar con una inmobiliaria de lujo pero finalmente se volcó en cuidar a su madre, delicada de salud.

Divorciado y con dos hijas, se le ha visto a menudo con Mencía Morales y Borbón, hija de una prima hermana del Rey don Juan Carlos y amiga de la infanta Elena, además de pariente. La primogénita de don Juan Carlos y doña Sofí sigue frecuentando a su antiguo secretario, incluso él sigue ayudando a la duquesa de Lugo en las tareas que ella le pide, aunque ahora lo hace por amistad y sin cobrar ni un céntimo.

Son razones más que suficientes para que Elena y Cristina le acompañen en un día tan importante para quien fue su más fiel colaborador y amigo. Veremos si las hermanas de Felipe VI acuden este miércoles por la tarde a la basílica de La Milagrosa, en García de Paredes, 45.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin