Casas Reales

Isabel II tiende la mano a Meghan Markle y al príncipe Harry y busca la paz tras la explosiva entrevista con Oprah Winfrey

Tras la entrevista de Meghan Markle y el príncipe Harry que ha hecho temblar al Palacio de Buckingham, la reina Isabel II ha roto su silencio con un comunicado poco habitual.

En un comunicado firmado por la soberana, la familia al completo reconoce sentirse "apenada" al conocer "el pleno alcance de lo desafiantes que han sido estos años" para los Duques de Sussex. 

Llega esta respuesta un día después de que Reino Unido pudiera ver la  entrevista de Meghan Markle y el príncipe Harry con Oprah Winfrey. "Toda la familia está apenada al conocer hasta qué punto han sido difíciles los últimos años para Harry y Meghan. Los temas que se han tratado, sobre todo en el aspecto racial, son preocupantes. A pesar de que algunos recuerdos de lo ocurrido pueden variar, se toman muy en serio y se tratarán de manera privada por la familia. Harry, Meghan y Archie siempre serán miembros muy queridos de la familia".

Isabel II se reunió con los príncipes Carlos y Guillermo para coordinar una respuesta tras la entrevista, según The Times. Buckingham tenía ya este martes ya preparado el comunicado con la intención de relajar tensiones y acercar posturas. La nota oficial enviada en la tarde de este martes deja constancia del cariño que la Familia Real mantiene hacia los duques de Sussex y el pequeño Archie.

Recordemos que tanto Harry como Meghan admitieron ante Oprah que se han enfrentado a dificultades durante el tiempo que pasaron siendo miembros 'senior' de la Familia Real y su etapa posterior en California.

Se adivina que con este comunicado, la reina busca acabar con especulaciones de todo tipo que medios de todo el planeta han publicado tras la entrevista,con asuntos tan delicados como la acusación de racismo.

El aparato de 'propaganda' de los Windsor ha necesitado de 48 horas para reaccionar a las palabras que Harry y Meghan Markle compartieron con Oprah Winfrey, y el resto del mundo, en la entrevista emitida la noche del domingo a las cinco de la tarde, hora de Los Ángeles, las dos de la madrugada, hora peninsular.

Ha sido exactamente a las 18:30 horas de la tarde cuando Buckingham Palace envió el comunicado en nombre de la soberana. La palabra racismo, la que más ampollas ha levantado, surgió después de que Harry asegurara que un miembro de la familia le llegó a preguntar si sus futuros hijos con Meghan Markle serían muy oscuros de piel, si bien el príncipe se negó a decir quién había sido, para no dañar más a la monarquía. Oprah Winfrey contó un día después que Harry le había confesado en privado, tras la grabación del programa, que no habían sido ni Isabel II ni el duque de Edimburgo; lo cual libra a la soberana y a su marido, pero apunta al príncipe Carlos o a su heredero, el príncipe Guillermo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin