Casas Reales

La historia profesional del padre de Letizia hasta llegar a la jubilación: la importancia de llamarse Jesús Ortiz

Jesús Ortiz Álvarez, de 72 años, padre de la reina Letizia, acaba de anunciar que se jubila voluntariamente para dedicarle más tiempo a su familia y a sus cosas y dejar sitio libre para los que vienen detrás. Se refiere sin duda, a disfrutar más de su matrimonio, el segundo, con su esposa la periodista Ana Togores y quizá de sus nietas Carla Vigo, Amanda, la princesa Leonor y la infanta Sofía.

En su Linkedin Ortiz se presenta como "periodista y comunicador independiente", unas calificaciones que en realidad no corresponden exactamente con su currículum real. Y es que el suegro de Felipe VI ha tenido efectivamente desde muy joven, una estrecha relación con el mundo de la comunicación, como hijo de la que fue la popular locutora  Menchu Álvarez del Valle.

Lea también - La especial tradición de Felipe VI, Letizia y sus hijas: roscón y regalos en casa del padre de la Reina

Con su voz inconfundible, la abuela de Letizia fue la conductora de un programa musical en los años 40 y 50 del siglo XX, en el que los oyentes asturianos pedían canciones del momento para dedicárselas a novias, madres o amigas "que me estarán escuchando", solía decir. Menchu tenía tal dedicación a su trabajo que andaba en moto por Oviedo, toda una muestra de audacia y modernidad en aquellos tiempos. Y cuando iba a ser madre de su hijo, se puso de parto mientras estaba en el estudio. Más tarde llevaba al pequeño a la radio para darle el pecho entre una dedicatoria y otra.

El destino de Jesús Ortiz estaba en la radio, no había elección, pero mientras muchos recuerdan en Oviedo a Menchu, su madre, como una profesional entregada, a su hijo Jesús le tachaban de soberbio y engreído. En Asturias le siguen considerando no un periodista, sino un técnico. El hoy abuelo de la princesa Leonor era al principio de su carrera quien llevaba los cables y micrófonos cuando al político de turno le hacían una entrevista en Antena 3 Radio, en cuya delegación en Oviedo trabajó el padre de la reina y donde Letizia, periodista de verdad, dio sus primeros pasos como profesional, en el programa El columpio.

A finales de los años 80, con los Ortiz ya instalados en Madrid, el padre de familia entró en la empresa Estudio de Comunicación, dirigida por Lalo Azcona, un periodista que presentó el Telediario a finales de los años 70 y fue icono de la Transición, asturiano también, reconvertido en empresario de gran éxito. El padre de Lalo Azcona y Menchu Álvarez del Valle habían sido colegas muy cercanos en Oviedo, y Jesús Ortiz, tres años mayor que Lalo, era como de la familia.

Lea también: A vueltas con las conversaciones secretas entre doña Letizia y Javier López Madrid

A partir del anuncio de compromiso entre Letizia Ortiz y el príncipe de Asturias la cualificación profesional de Jesús Ortiz subió como la espuma. Ya no se le consideraba solo periodista sino que pasó a ser  también "experto en comunicación" como director del área de formación de esta empresa, dedicada entre otros objetivos, a salvaguardar la reputación de sus clientes. Uno de ellos fue precisamente Javier López Madrid, yerno del todopoderoso  constructor Juan Miguel Villar Mir y casualmente compañero de yoga de Letizia Ortiz, el famoso compiyogui de la reina.

López Madrid acudió a la empresa del padre de Letizia cuando inició una ofensiva contra la dermatóloga Elisa Pinto, a la que intentaba presentar como una desequilibrada que le acosaba. Pero la empresa de Azcona y Jesús Ortiz no consiguió el objetivo deseado por su cliente. Con el paso del tiempo, López Madrid está inmerso en varias causas judiciales por corrupción y está acusado de haber encargado al ex comisario Villarejo que amedrantara a la dermatóloga, que supuestamente fue apuñalada por el entonces policía, a punto de sentarse en el banquillo para explicarse sobre aquella presunta agresión.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin