elEconomista.es

Carlos Sainz, de piloto a modelo: sus trucos para ser el más guapo de la Fórmula 1

27/02/2019 - 18:23

Tras la retirada de Fernando Alonso, Carlos Sáinz se ha convertido en el único español que compite en Fórmula 1. Además del corredor estrella de la escudería McLaren, es uno de los pilotos más guapos del circuito, por eso Sisheido, la firma de cosméticos japonesa, lo ha convertido también en la imagen de su línea para hombres: "A nadie le molesta un piropo pero no me preocupa estar o no en la lista de los hombres más sexies del mundo".

Pues a lo mejor no le importa, pero estar, está. Eso sí, para presumir hay que sufrir (según el refrán) y Carlos ha conseguido su impresionante físico gracias a la genética y a unos trucos que él mismo ha desvelado en Hola: "En los últimos años se han hecho más evidentes los beneficios de cuidar el cuerpo, tener una vida saludable, hacer deporte y cuidar lo que comemos. Nunca es tarde para empezar a cuidarse".

Y vaya si se cuida: "De enero a febrero sigo un estricto entrenamiento físico. Hago un poco de todo y meto hasta tres sesiones de entrenamiento en un día", dice. ¿Preferencias? Todas: "Practico natación, boxeo, cross-fit, carreras en pista con series cortas, carreras de larga distancia, karting, pesas en el gimnasio...".

Una dieta sana y un estilo propio son los mejores ingredientes para sacarle todo el partido al esfuerzo en el gimnasio: "Cuido bastante mi imagen y me gusta seguir mi propio estilo a la hora de vestir. Me considero clásico en ese sentido, no me veréis con prendas extravagantes u ostentosas. En lo simple está la elegancia". A saber: vaqueros, camisa y si hace mucho frío, jersey y chaqueta clásica. Un estilo que ha enamorado a la periodista Isabel Hernáez Fúster, con la que sale desde hace años.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.