elEconomista.es

Alimentos para lucir pelazo: lo que se come, se 'cría'

30/01/2019 - 18:15

Una melena cuidada y sana es importante a la hora de cambiar de estilo, además de ser un detector infalible en lo que a buena salud se refiere. Alimentación saludable y una rutina adecuadas son claves para conseguir un cabello de anuncio pero... ¿qué alimentos son los que más favorecen la salud de nuestro pelo?

Los nutrientes básicos en una alimentación por y para el cabello son hierro, zinc, ácidos grasos Omega 3 y proteínas y dependiendo de lo que ingieras en mayor cantidad puedes potenciar unas u otras cualidades de tu melena. Si lo que quieres es conseguir más brillo, el salmón o las sardinas son esenciales gracias a su alto contenido en ácidos grasos omega 3.

Para estimular su crecimiento debes incorporar proteínas lácteas como las presentes en los yogures sin lactosa, como los de Kaiku, ya que aumentan el flujo sanguíneo en la raíz y estimulan los folículos. Pero si tu problema es una melena quebradiza, nada como el hierro de las espinacas o los pistachos para mantener hidratadas las puntas; y si lo que pasa es que tienes el cabello muy fino, la carne magra como la de pollo es perfecta porque contiene proteínas que ayudan a reemplazar los cabellos que mudamos cada día.

Además, debes mantener una rutina de limpieza pero sin pasarte. Hay quienes defienden los lavados diarios, quienes optan por dos o tres veces por semana, o los que con una vez a la semana es suficiente. ¿Cuál de todas es la correcta? Expertos dermatólogos han llegado a una conclusión sencilla: cuando esté sucio. Conocer las características de nuestro cabello (graso, seco, puntas débiles, etc.) condicionará la frecuencia de lavado y para darle un plus siempre es necesario emplear sérums o acondicionadores que regulen su estado natural.

Además, la creencia de que secar el pelo al aire es mejor que hacerlo con secador es errónea: la primera humedece el pelo en exceso y la segunda seca raíz y puntas. Como solución, es preferible dejar al aire unos minutos y terminar con el secador. Otro mito bastante extendido es el de aclarar el cabello con agua fría para cerrar las cutículas, pero el pelo no contiene células vivas, por lo que no reacciona ni al calor ni al frío.


PUBLICIDAD








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.