elEconomista.es

Kate Beckinsale utiliza prepucios de bebés coreanos para mantenerse joven

28/11/2018 - 9:40

La actriz Kate Beckinsale (50) se ha sumado al tratamiento estético conocido como 'facial de pene', una técnica de rejuvenecimiento de la piel creada por la esteticista británica Georgia Lousie. El producto cuesta unos 600 euros y se aplica en poco más de una hora.

Ni el veneno de las abejas ni la crema de caviar ni el ácido hialurónico. La última moda para luchar contra el paso del tiempo son los prepucios. El método de Louise procede de la clonación de "las células madre de los prepucios circuncidados de bebés de Corea del Sur", según asegura The Guardian.

Ver esta publicación en Instagram

@francoisberthier the "can you smell a smell?"series

Una publicación compartida de Kate Beckinsale (@katebeckinsale) el

La técnica de belleza también recibe otro nombre, Factor de Crecimiento Epidérmico (EGF), y consiste en aplicar un líquido que posee suero con enzimas. Tiene aspecto de serum y huele a semen. 

Kate Beckinsale, Sandra Bullock y Cate Blanchett son solo algunas de las famosas que se han puesto en las manos de esta esteticista para aplicarse este llamativo tratamiento, que empieza con una limpieza de la piel y acaba con un dispositivo de microagujas que asegura la correcta penetración del suero.

De momento, este servicio es exclusivo de la clínica de Georgia Lousie, situada en el Upper East Side de Nueva York. La mentora del proyecto abrió su primera clínica en el 2006 en Londres y cuatro años más tarde fundó la clínica situada en la parte alta de Manhattan con la idea de ofrecer tratamientos faciales "no invasivos", tal y como ella misma detalla en su página web.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.