elEconomista.es

Cuida tu pelo en verano sin morir en el intento

22/07/2015 - 11:33

La temporada estival es una etapa en la que todas/os habitualmente nos sentimos más atractivos. El sol es fuente de vida, la producción de vitamina D es fundamental para el organismo y los huesos, un buen tono dorado da vida e ilumina el rostro y la ropa, indiscutiblemente parece sentar mejor. Pero, ¡ojo! en verano no es oro todo lo que reduce. El cabello es uno de los grandes daños colaterales de estos meses.

Tendemos a proteger y cuidar -ya casi por inercia- la piel de los rayos solares con los avanzados protectores que existen hoy día en el mercado y, sin embargo, generalmente no se tiene en cuenta el cabello y el sol puede dañarlo gravemente.

Pelo encrespado, poco suave, sin brillo y con una alta dosis de deshidratación son algunas de las consecuencias de la sobreexposición de nuestra cabellera a los rayos UVA. Empezar a tomar conciencia de ello y hacer que el pelo deje de estar en un segundo plano en cuanto a cuidados y protección es sencillo.

Lo primero que debemos hacer es utilizar protectores solares capilares tanto antes como después de la exposición. Existen en el mercado productos (como la Bruma Hidratante para después el Sol de Furterer, o la amplia gama que posee la alemana Schwarzkopf) hidratantes, que en la medida de lo posible contengan keratina o partenon, para después del sol que son efectivos y devolverán algo al cabello algo de la hidratación perdida.

También debemos suprimir el uso de secadores para evitar que la melena se reseque aún más. ¿Lo ideal? Aprovecharse de que las ondas rotas son tendencia y dejar que se seque al aire libre.

El cuero cabelludo importa, y mucho. Es necesario evitar quemadura ya que las consecuencias pueden ser fatales (descamación capilar, mayor riesgo caída de cabello, etc...) Existen multitud de diseños de pamelas, sombreros y gorras que evitar esto y, además, mejorarán seguro nuestro look. ¡Arriba los borsalinos!

Las puntas son la parte más castigada en verano ya que se queman con facilidad dando a la melena un aspecto de 'pelo frito' nada agradable. Cortarlas antes y después de verano y prestar especial atención a la hora de hidratarlas ayudará a mantenerlas más sanas.

Beber mucha agua o té (sin azúcares añadidos) ayudará desde el interior a conseguir mantener, a pesar de las extremas temperaturas, nuestra piel y nuestra melena nutridas y sanas.







Comentarios 0