elEconomista.es

Exfoliar la piel, la prioridad del verano

1/07/2015 - 13:23

Hacer un peeling regular en el cuerpo es quizá uno de los rituales de belleza más sencillos y, a la vez más importantes y que más beneficios tiene en la salud y en la luminosidad de la piel.

En primer lugar, es necesario conocer que cada 28 días la dermis produce nuevas células cutáneas que van subiendo por las capas de la piel hasta llegar a la epidermis, la capa más externa, donde van empujando a las anteriores, ya convertidas en células muertas, para ir sustituyéndolas.

Esas células muertas se van perdiendo de forma invisible a los ojos, como si nos descamáramos. Dicho proceso se hace más lento e irregular a medida que pasan los años y el ritmo de renovación celular se reduce, lo que provoca que las células muertas se acumulen en la epidermis, impidiendo la correcta regeneración de la piel. Como resultado la piel se ve opaca, cetrina y sin luz.

Cuando exfoliamos, liberamos esas células muertas y les damos un pequeño empujón suave para despegarse, dejando paso a una piel más radiante. Por esta razón es tan importante realizar un peeling de forma regular, que nos ayude por un lado a estimular la regeneración celular que sucede en la dermis, y, a la vez, mejore el aspecto y luminosidad de la epidermis.

En verano, este proceso adquiere mayor importancia, puesto que hay que preparar la piel para el sol. Con un peeling conseguimos estimular la renovación de la dermis, hacerla más fuerte y por tanto, más resistente a los rayos del sol, mejorando además el aspecto del bronceado. Además, los peelings estimulan al gen p53, que previene el cáncer de piel.

No obstante, no hay que excederse en el peeling, ya que sólo conseguiríamos irritar la piel e incluso dejarla desprotegida. La exfoliación se debe realizar de forma regular, pero siempre con suavidad, y siempre sin agredir la epidermis. Para el cuerpo, la recomendación es exfoliarse en casa dos o tres veces por semana. Mientras que en un centro de belleza basta con una vez cada quince días, consiguiendo un efecto más intensivo.

Allí, se recomienda usar siempre en cabina productos exfoliantes, con minerales y activos muy hidratantes que, al ser aplicados mediante un masaje estimulante y drenante, mejoran notablemente la calidad, aspecto, tersura y luminosidad de la piel.







Comentarios 0