Belleza

Seis tratamientos estéticos recomendados por la experta para lucir una piel más bonita en Navidad

Queda un mes para celebrar las fiestas, y volver a reunirnos con familia y amigos. Es normal que todos queramos lucir una piel radiante y descansada. La medicina estética es el aliado perfecto para ello. La doctora Gema Pérez Sevilla, cirujana maxilofacial y experta en medicina estética facial, nos propone una selección de tratamientos para corregir arrugas y otros problemas de la piel y lucir un rostro más bello.

Redensificación cutánea

Se trata de un proceso exclusivo por el cual la piel recupera su densidad y mejora su calidad, regenerándose a sí misma gracias al complejo dermorrestructurante de Redensity 1 que combina una alta concentración de ácido hialurónico libre no reticulado y agentes antioxidantes, aminoácidos minerales y vitaminas (todos ellos presentes en la piel).

Lea también: Cómo cuidar la piel seca del rostro para retrasar su envejecimiento

La redensificiación cutánea tiene acción reestructurante de la piel, efecto antioxidante, ofrece una gran hidratación, revierte los factores del fotoenvejecimiento, aumenta la elasticidad y la luminosidad y mejora la textura cutánea.

Precio: 250 euros.

Revitalización facial

Este tratamiento consigue, a través de la mesoterapia facial, aumentar la firmeza y la salud de la piel, aportándole nutrientes y la hidratación que necesita, para que se vea más luminosa y con menos imperfecciones. Se trata de microinyecciones de sustancias beneficiosas como el ácido hialurónico, las vitaminas, la coenzima Q10, los aminoácidos, los péptidos, el DMAE o el silicio orgánico, entre otros.

Es un tratamiento restitutivo y preventivo que permite hacer vida normal, ya que se aplican microinyecciones con agujas muy finas que no dejan marcas. Tiene efectos inmediatos y si se combina con un estilo de vida saludable (dieta equilibrada y variada, descanso, ejercicio) y cuidados faciales diario, se prolongan en el tiempo. La revitalización facial hidrata, regenera y tonifica, además activa la microcirculación sanguínea de la dermis, contrarresta el efecto de los radicales libres y promueve la formación de colágeno y elastina.

Precio: 250 euros.

Carbon Peel Flash

Es un tratamiento óptimo para cualquier tipo de piel que necesite una renovación no invasiva y una estimulación de su metabolismo. El ingrediente que consigue revitalizar el cutis es el carbón activado de origen vegetal, junto a la plataforma Synchro QS4 de DEKA y el láser dermatológico Q-switched. Esta combinación de un componente mineral usado como mascarilla y un láser de última generación, consigue una piel más tersa, luminosa y uniforme. También logra rejuvenecer, al difuminar las arrugas más finas.

Lea también: Los cambios que la piel sufre a raíz de la menopausia y cómo se debe cuidar

Es un tratamiento sencillo, indoloro y muy rápido, sin efectos secundarios, y cuyos resultados se ven de forma inmediata, aunque se prolongan en el tiempo, gracias al efecto de estimulación del fibroblasto en la profundidad, que va a sintetizar colágeno, elastina y ácido hialurónico. Ideal para los cambios de estación o antes de un evento.

Precio: 350 euros.

Facialismo

Este protocolo, con base médica, incluye tres pasos (limpieza facial, drenaje facial y masaje miofascial) que consiguen realizar una limpieza profunda de la piel, mejorar la calidad tanto de la piel como de los músculos y las fascias y liberar la retención de líquidos y toxinas que pueden provocar inflamación. La limpieza cosmética, aparatológica y manual, incluye 12 pasos para conseguir una piel saludable y radiante.

Mientras que tanto el drenaje linfático facial como el masaje de terapia facial miosfacial mejoran la microcirculación y la retención de líquidos, reduciendo la inflamación. Además, tiene un efecto antiestrés y relajante. Ideal para realizar con los cambios de estación o antes de un evento importante.

Precio: 150 euros.

Toxina botulínica

El bótox es una sustancia que tiene la capacidad de relajar las fibras musculares, permitiendo así controlar la excesiva contracción de los músculos que producen las arrugas en la gesticulación. Se aplica sobre los músculos faciales cuya acción deseamos disminuir. Sirve para atenuar y eliminar las arrugas de expresión, como las patas de gallo, las arrugas de la frente o las del entrecejo.

El resultado es una piel más lisa, relajada y libre de arrugas. Si se desea realizar antes de las fiestas de navidad lo ideal es tener la sesión 3-4 semanas antes, porque, aunque los efectos son visibles desde la primera semana, conforme pasan los días el resultado es más bonito.

Precio: a partir de 250 euros.

Rellenos de ácido hialurónico

Los rellenos y tensores faciales de ácido hialurónico son uno de los recursos más eficaces en medicina estética para luchar contra el envejecimiento de la piel. Ayudan tanto a eliminar las arrugas, como a recuperar el volumen perdido, haciendo frente así a la flacidez.

Con el ácido hialurónico se pueden tratar: cejas, pómulos, mentón, mandíbula, labios, ojeras, surco nasogeniano, pliegue de amargura, cuello, arrugas la frente y patas de gallo. Conviene realizarlo 20-30 días antes del evento para asegurarnos de que si ha salido algún hematoma, este ha desaparecido ya.

Precio: a partir de 350 euros.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.