Belleza

Cómo evitar los hábitos y posturas que favorecen las arrugas en el rostro

Hay gestos y hábitos cotidianos que favorecen la formación de arrugas en el rostro y en el cuello, como dormir de lado, fruncir los ojos cuando estamos en el exterior o apretar la mandíbula en momentos de tensión. Mantenidos de forma repetida en el tiempo, estos provocan un daño permanente en la piel a través de su rotura y la formación de arrugas profundas. La doctora Gema Pérez Sevilla, cirujana maxilofacial y experta en medicina estética facial, nos detalla cuáles son y cómo podemos evitarlos para prevenir las arrugas.

Lea también: Caída de pelo provocada por la diabetes: causas y formas de prevenirla, según los expertos

Gestos asociados a alteraciones en la visión

Padecer fotosensibilidad por tener los ojos muy claros, o por alguna enfermedad y haber sido operado de miopía u otra patología de la visión, ser miope o tener mala visión de cerca son los factores que llevan a muchas personas a fruncir constantemente el ceño. Este gesto repetido en el tiempo puede provocar arrugas prematuras en el entrecejo. Para prevenirlas, es importante, por una parte, llevar siempre gafas de sol cuando estamos en el exterior, y, por otra parte, corregir cualquier tipo de problemas de la visión acudiendo al especialista. Para mejorar las arrugas del entrecejo el tratamiento más indicado es la infiltración de toxina botulínica, que permite relajar el músculo.

Gestos asociados a la concentración

Cuando estamos concentrados realizando una tarea (ya sea estudiar, trabajar…) son habituales dos gestos: fruncir la boca, que puede favorecer la formación temprana del código de barras y fruncir los músculos cigomáticos y laterales del rostro, como una media sonrisa lateral, que favorece la formación temprana de las arrugas del surco nasogeniano. Ser conscientes de qué gesto hacemos y concentrarnos para no hacerlo es una forma de prevenir esas arrugas.

En ambos casos, podemos recurrir a un truco sencillo que consiste en poner un pequeño trozo de algodón húmedo o un chicle entre el labio superior y la encía o en el lado de la boca que solemos fruncir, de esta manera seremos conscientes de que estamos realizando el movimiento y podremos evitarlo, aunque requiere un tiempo de entrenamiento.

Gestos asociados a la tensión emocional y al estrés

Cuando estamos estresados solemos apretar la mandíbula en exceso, lo que puede hacer que la cara adquiera una forma más cuadrada, al tener más volumen en la zona cercana al ángulo mandibular, y, por otra parte, también contraemos los músculos del mentón, lo que puede provocar arrugas en el propio mentón. Para prevenir estos gestos conviene que el odontólogo valore la necesidad de llevar una férula de descarga, que ayudará a relajar los músculos maseteros. También es posible recurrir a la toxina botulínica para relajarlos.

Gestos asociados a determinadas posturas 

Aquí tenemos que hablar de diversas posturas que solemos repetir y dan lugar a la formación prematura de arrugas. Por una parte, la postura que adoptamos por el uso de los dispositivos electrónicos y que nos lleva a forzar el cuello provocando que se acentúen las arrugas horizontales (que se conocen como collarete de Venus). Hay que intentar ver los dispositivos en visión frontal sin plegar el cuello. Para corregir estas arrugas, si ya se han producido, lo más aconsejable es recurrir a las infiltraciones con ácido hialurónico.

Por otra parte, otras posturas que favorecen el envejecimiento del cuello son leer o ver el móvil en la cama. Si queremos hacerlo tendremos que estar sentados o colocar muchos almohadones de tal manera que nuestra postura sea más vertical y no se doble el cuello hacia abajo.

Finalmente, también tenemos que hablar de la postura que adoptamos a la hora de dormir. Dormir de lado favorece la formación de arrugas verticales en la frente, en el entrecejo, en el surco nasogeniano, a veces en las mejillas e incluso en el escote.

Lo ideal es dormir boca arriba (evitar siempre dormir boca abajo, que es la posición más lesiva) y usar una almohada que sea más ancha en los laterales para que podamos encajar la cabeza, o una almohada con oquedades, de forma que justo el rostro quede en el hueco. También es importante que la tela de la almohada no se arrugue mucho, porque esto hace que se marquen en el rostro, pudiendo favorecer la propia formación de arrugas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.