Belleza

Cinco cosas que deberías hacer para cuidar tu piel, el órgano más vulnerable de todos

Dreamstime.

La piel es uno de los órganos del cuerpo que más descuidamos y menos respetamos aunque, afortunadamente, esto ha cambiado mucho en los últimos tiempos. Este miércoles, 25 de agosto, se celebra el Día Mundial del Cuidado de la Piel y, aunque cada vez somos más conscientes de lo importante que es proteger, respetar y cuidar nuestra piel a diario, todavía queda mucho terreno por avanzar en ese aspecto.

Y es que, a pesar de que puede parecer lo contrario, la piel es el órgano más vulnerable de todos. Es la primera capa de nuestro cuerpo y se enfrenta diariamente a factores externos como los rayos ultravioletas, los cambios de temperatura, la contaminación, el contacto con sustancias nocivas como el cloro de las piscinas etc. La piel también es impermeable, se repara e incluso elimina algunas toxinas del cuerpo.

"El problema es que pensamos que la piel, al ser autosuficiente y protege al organismo de cualquier ataque externo, podemos abusar de ella sin pensar en las consecuencias negativas de ello", explica Annie Eugenieva de Face and Body by Annie.

Pero no solo factores externos afectan a nuestra dermis, ya que las emociones también son uno de los motivos fundamentales para saber si tu piel está sana o no. Cuando la tristeza o el estrés nos invade, la piel suele parecer más áspera, más deshidratada, en cambio, si estamos felices, alegres y/o contentos, nuestra tez está más luminosa y tersa.

Por eso, es fundamental celebrar un día tan importante como es el cuidado de la piel, para concienciar, educar y aconsejar a la sociedad sobre el cuidado del órgano más grande y expuesto del cuerpo. Toma nota de estos cuidados vitales para nuestra piel, sobre todo a medida que vamos envejeciendo.

Mantener la hidratación:

La piel representa el 70% del agua, si la descuidamos, y no nos hidratamos bien, puede llegar a perder elasticidad y la piel se vuelve seca. Si nos hidratamos bien y diariamente, las células cutáneas se regeneran facilitando una mayor cicatrización y prevención de arrugas. La experta señala que utilizar productos con alta concentración de Ácido Hialurónico ofrece un plus de hidratación y oxigenación a la piel, que se ve resentida después del verano.

Protección:

La radiación UVB y UVA alteran gravemente las células de la piel. En el caso de los rayos UVA, están presentes todo el año. Son los responsables del envejecimiento cutáneo y del desarrollo de tumores cancerosos. De ahí, la importancia de protegernos del sol con productos de factor de protección alta (50) todos los días del año, incluso en días nublados.

Exfoliación:

Previa a la exposición solar, nos permite eliminar las células muertas y disminuir la hiperpigmentación. De esta manera se consigue un bronceado y una piel más uniforme y luminosa. La experta recomienda el exfoliante mecánico frente al químico, ya que es menos agresivo para la piel y podremos exponernos al sol después de realizarlo.

Limpieza:

La importancia de limpiarnos la piel por las mañanas y por las noches para retirar el maquillaje, o residuos de la piel. Tener una rutina diaria ayudará a mantener el equilibrio de la piel para que esté sana y limpia.

Tabaco, alcohol y alimentación:

No solo tenemos que cuidarnos por fuera. Si estás sano por dentro tu piel lo agradecerá. Hay que eliminar el tabaco y el alcohol, que causan envejecimiento y pérdida de luminosidad. Además, mantener unos buenos hábitos alimenticios y realizar ejercicio de manera regular ayudará a que la piel luzca perfecta.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin