Belleza

Anastasia Pokreshchuk, la modelo ucraniana obsesionada por conseguir los pómulos más grandes del mundo

@_just__queen_
Madrid

De sobra sabemos que, a veces veces, la realidad supera la ficción, y ya sea por adicción o por sacar beneficio económico, muchas personas se someten a operaciones estéticas sin control para conseguir un resultado, a todas luces, lejos de lo natural. Uno de los casos más increíbles de la actualidad es el de Anastasia Pokreshchuk (32), una modelo ucraniana que quiere conseguir el récord guinness en tener los pómulos más grandes del mundo.

La modelo, que relata sus avances diarios en Instagram a sus más de 264.000 seguidores, se realizó los primeros tratamientos con 26 años. Seis años más tarde y 2.100 dólares después, la de Kiev sigue enseñando por sus historias de Instagram sus últimos tratamientos, tal y como lo hacía el pasado miércoles.

Su obsesión es tal que ha llegado a inyectarse ella misma ácido hialurónico, sin ningún control médico y, según explican los especialistas, pudiendo poner en riesgo su salud. "Ahora estudio cosmética en una escuela virtual para que mi experiencia autoinyectándome sea más segura", explica Pokreshchuk sin tapujos.

Como las prácticas obsesivo compulsivas no tienen medidor, la modelo sigue viéndose los pómulos pequeños, por lo que está dispuesta a seguir inyectándose todo tipo de sustancias hasta conseguir su objetivo de ganar el récord guinness. Comparando el antes y el después de la ucraniana, se ve con claridad que sus mejillas no son las únicas que se han sometido a bastos retoques. Sus labios también lucen un grosor poco natural, pero de momento, la única obsesión confirmada por la modelo es la de los pómulos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.