Belleza

Los beneficios médicos de muchos tratamientos de cirugía estética que desconocías

Madrid

La cirugía estética se ha relacionado siempre con la belleza, pero hay muchos tratamientos que tienen beneficios médicos más allá del aclamado retoque. En la medicina estética, los tratamientos que se realizan no son invasivos, por lo que no suponen un cambio agresivo en el cuerpo o la cara del paciente y puede volver a su estado original. Un hecho que se convierte en otro punto positivo a la hora de tratar ciertos problemas. La doctora Gema Pérez Sevilla, cirujana maxilofacial y experta en medicina estética facial, nos habla de ellos.

Elevación de la ceja o blefaroplastia superior

El objetivo de esta técnica es disminuir el exceso de piel del párpado superior, bien tensándolo al elevar la ceja, o bien eliminando directamente el exceso de piel. Es una técnica estética, pero también tiene beneficios médicos. El exceso de piel en el párpado superior hace que se formen pliegues donde se acumulan bacterias. Estas pueden provocar o empeorar la dermatitis, enrojecimientos y hasta pérdida de pestañas.

Relleno de ojera y/o relleno de pómulo

Esta técnica tiene un beneficio médico para pacientes cuyo párpado inferior tiene poca fuerza, lo que provoca una exposición exagerada del blanco del ojo. Cuando esta zona está más expuesta, es normal que se produzca una mayor sequedad, provocando molestias en el ojo. Al rellenar la ojera o el pómulo, se produce un ascenso del borde del párpado inferior, lo que favorece que no haya tanta exposición de la zona esclerótica (blanco de los ojos), logrando por consecuencia un beneficio en la lubricación del ojo.

Rinoplastia

Es muy frecuente que cuando se hace una rinoplastia estética se aproveche para realizar una corrección funcional que tendrá como beneficio una mejor respiración. En ocasiones los pacientes no son conscientes de estos problemas y los descubren cuando acuden al cirujano estético buscando una corrección estética.

Tratamiento de la sonrisa gingival con toxina botulínica o ácido hialurónico

Se trata de una técnica que evita que haya mucha exposición de la encía superior cuando se sonríe. Aparte de ser un tratamiento estético, que mejora la sonrisa del paciente, tiene beneficios para la salud periodontal. La exposición excesiva de las raíces de los dientes provoca sensibilidad dental, algo que se corrige con las infiltraciones, al quedar más protegidos. También se consigue que los tratamientos con geles antisépticos o desensibilizantes en pacientes con problemas dentales, resulten más eficaces, al haber una mayor cobertura de la zona.

Inyecciones con ácido hialurónico

Lea también: Mesoterapia, neolifting o ácido hialurónico: los mejores tratamientos para rejuvenecer el cuello

El ácido hialurónico, que surgió como un tratamiento para la estética que ayuda a corregir arrugas, pérdida de volúmenes, flacidez... se ha ido usando en otros campos de la medicina. En oftalmología se utiliza para tratar la sequedad ocular. En ginecología, para tratar la sequedad vaginal. En traumatología, para el tratamiento de la artrosis y otras enfermedades a nivel articular. En odontología y cirugía maxilofacial ayuda a regenerar la encía y tratar otras patologías de articulación mandibular. El ácido hialurónico se utiliza también para mejorar las cicatrices después de cualquier cirugía. En dermatología, sirve como coadyuvante de diversas enfermedades dermatológicas, que cursan, sobre todo, sequedad extrema de la piel. Y, además, el ácido hialurónico ayuda a disminuir las secuelas de una de las enfermedades más frecuentes, el acné.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin