Actualidad

Juan Carlos I: la sombra de la sospecha planea de nuevo sobre el emérito

Corinna Larsen (55) no se libra de la Fiscalía Anticorrupción. Quieren interrogarla por las supuestas comisiones ilegales que se movieron durante la construcción del AVE a La Meca. Este organismo llevaría tres meses intentando contactar con la alemana, lo que ella ha negado mediante su abogado.

El letrado Robin Rathmell ha aclarado que la amante de Juan Carlos I no se ha negado en ningún momento a colaborar con Anticorrupción. "Nuestra clienta aún no ha sido contactada en relación con el acuerdo AVE, un acuerdo en el que no tuvo ninguna participación. Estaría encantada de cooperar con las autoridades relevantes para que los hechos del asunto puedan ser plenamente ventilados ante los tribunales", ha manifestado.

Lea también: Corinna lanza su último zarpazo contra el Rey Juan Carlos y su ex marido

Corinna está dispuesta a hablar con la justicia. "Dada la amplia variedad de la conducta ilegal en su contra, ella da la bienvenida a la oportunidad de ser escuchada públicamente", ha manifestado su letrado.

Corinna está en en el punto de mira de la Fiscalía Anticorrupción desde finales del año pasado, por las grabaciones que de su conversación con el ex comisario de Policía José Luis Villarejo. En ellas aseguraraba que don Juan Carlos había cobrado comisiones ilegales por la construcción del AVE a La Meca. El caso de la alemana quedó archivado, pero la Fiscalía Anticorrupción quiere tomarle declaración para que aclare si tuvo conocimiento o no de esas presuntas irregularidades que salpican al Emérito.

Lea tambiénCorinna exigirá a Letizia que se pare la campaña de desprestigio contra ella

Las declaraciones de Corinna poco o nada afectarían al padre de Felipe VI en el plano estrictamente jurídico porque don Juan Carlos disfrutaba entonces de inviolabilidad penal por haber sido Jefe de Estado, tal y como ya se aclaró cuando salió a la luz este caso. Corinna, sin embargo, podría ser juzgada por cooperación en el delito. Otra cosa es que el Rey, actualmente desvinculado formalmente de la vida pública, en cuanto a capacidad de representación se refiere, quedara tocado ante la opinión pública, de confirmarse que obtuvo beneficios en aquella operación. 

No olvidemos que su hijo Felipe VI se vio obligado a retirar a su hermana Cristina el título de Duquesa de Palma cuando se vio implicada a través de su marido en el Caso Nóos. La infanta, finalmente absuelta, aunque señalada por su enriquecimiento a título lucrativo por la operaciones que llevaron a Iñaki Urdamgarín a la cárcel, fue apartada de palacio, a modo de cortafuegos de la Corona con la corrupción. El precedente, con la sombra de la sospecha planeando sobre don Juan Carlos, habrá de ser tenido en cuenta si las pesquisas de Anticorrupción, a falta de las declaraciones de Corinna, acaban señalando al anterior jefe del Estado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin