elEconomista.es

Las apasionadas cartas del rey Juan Carlos a una condesa italiana: "Esta noche, en la cama, he soñado que te besaba"

17/07/2019 - 11:13

El Emérito ha sido un gran conquistador y las informaciones de los últimos años así lo confirman: Marta Gayá, Bárbara Rey, Corinna zu Sayn-Wittgenstein... Juan Carlos de Borbón vivió su primer amor a los 18 años con una condesa italiana a la que enviaba cartas de amor desde el buque-escuela Juan Sebastián Elcano: "Esta noche, en la cama, he pensado que estaba besándote, pero me he dado cuenta de que no eras tú sino una simple almohada arrugada y con mal olor, de verdad desagradable".

El rey remataba con filosofía: "Así es la vida. Nos la pasamos soñando una cosa mientras Dios decide otra". Lo ha desvelado Pilar Eyre, que también ha asegurado que el amor por la condesa italiana le duró poco: en Brasil, el entonces príncipe se enamoró de una exuberante brasileña con la que también se carteó.

Lea también: Preocupación por el rey Juan Carlos: visita de incógnito un hospital en Madrid

El noviazgo entre Juan Carlos y Olghina no es ninguna sorpresa. La propia aristócrata italiana apareció hace cinco años en los medios de comunicación españoles para desvelar detalles sobre sus días junto al emérito: "Peleó con su padre por mí. Juanito era un chico simpático y cercano, un poco atrevido. Y yo una rebelde, así que me gustaban las personas como él, que se salían de la norma", dijo pícara. Ella misma confesó que el servicio militar del rey enfrió su relación y que tuvo que vender las cartas de amor que recibió de él por cuestiones económicas.

Los nuevos propietarios de las cartas fueron Jaime Peñafiel y la revista Interviú y ambos publicaron ya algunos de los extractos más jugosos en su día: "Te quiero más que nadie ahora mismo pero comprendo y además es mi obligación que no puedo casarme contigo y por eso tengo que pensar en otra". Juan Carlos estaba muy enamorado de Olghina, a quien conoció en Estoril: "Desde que te conozco he descubierto el amor. Recuerdo cada instante de nuestros encuentros: las tardes en el cine, nuestra playa de Guincho por la que paseábamos abrazados, las noches pasadas mirando el cielo y contando las estrellas. No sé cuándo podremos volver a vernos".







Comentarios 0