elEconomista.es

Así es la impresionante mansión de Elsa Pataky y Chris Hemsworth: como unos grandes almacenes

10/07/2019 - 14:05

Elsa Pataky y Chris Hemsworth compraron una propiedad en Australia, en el paraíso de Byron Bay, en Australia, hace más de cinco años. Tras varias reformas y un gasto de siete millones de euros, los actores están a punto de trasladarse allí. Antes de que se instalen, te contamos cómo la mansión. Una pista: parece unos grandes almacenes.

La mansión, de 900 metros cuadrados, cuenta con gimnasio con tecnología de última generación, sauna, cine y, como curiosidad, un tanque de 20.000 litros de agua para luchar con los posibles incendios que pueden producirse en las cuatro hectáreas de bosque que rodean a la enorme vivienda.

La casa, de varios pisos, también incluye cinco dormitorios, dos cocinas, una sala de juegos, una impresionante sauna y una piscina infinita en la azotea que mide unos 50 metros. El garaje tiene capacidad para cuatro vehículos y hasta hay un establo para tres caballos y tres burros.

Lea también: Elsa Pataky presume de cuerpazo en bikini desde Tailandia

Uno de los detalles que más sorprende de la decoración de esta lujosa mansión es el mural oceánico de una de las paredes de la casa. Según Chris Hemsworth, la pintura "homenajea los poderes curativos del océano". Para crearlo han sido necesarias tres semanas de trabajo y 90.000 euros de coste. 

Durante estos largos años de reformas, Elsa, Chris y sus tres hijos, una niña de siete años llamada India y dos mellizos de cinco, Sasha y Tristan, se han alojado en una casa cerca de la playa en la que residirán los padres del actor cuando la familia se mude a su nuevo hogar, una impresionante propiedad cuyo valor se estima en unos 20 millones de euros.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.