elEconomista.es

Arturo Fernández le pidió matrimonio a la actriz Paula Martel, su amor secreto

5/07/2019 - 15:02

El gran galán de la escena española, fallecido este jueves a los 90 años, estuvo casado tan sólo en dos ocasiones pero pudieron haber sido tres. Arturo Fernández le pidió matrimonio a la actriz Paula Martel, una mujer que fue muy importante en la vida del actor asturiano y también en la de sus tres hijos.

Su nombre real es María del Carmen Pérez Ochoa, nació en San Sebastián hace hace 83 años y saltó a la fama al dar vida a Ninette, uno de los personajes más representativos del dramaturgo Miguel Mihura y al que Elsa Pataky o Victoria Vera llevaron después al cine. Conoció a Arturo Fernández en la década de los 80 y se convirtieron en una de las parejas más exitosas del escenario, con cuatro obras en seis años. Al parecer, la química entre Paula Martel y Arturo Fernández traspasó las tablas.

Lea también: Muere el actor Arturo Fernández a los 90 años por un tumor de estómago

Según ha desvelado ahora su amiga Rosa Valenty, el gijonés no tuvo dos amores sino tres: Isabel Sensat (madre de sus tres hijos), Carmen Quesada y Paula Martel: "Yo vi un anillo de prometida para ella. Fue una actriz importante en la vida de Arturo y en la vida de sus hijos, que la adoran y la quieren", ha contado la actriz.

Lea también: El gran secreto de Arturo Fernández: se casó con Carmen Quesada hace solo un año

El amor no pudo ser pero la amistad se mantuvo intacta y la relación con la familia también. De hecho, Paula acudió este jueves al tanatorio de La Paz en Madrid para acompañar a la familia y este viernes ha puesto rumbo a Gijón, donde sus tres amores, junto a sus tres hijos y sus cuatro nietos, lo despedirán en la intimidad.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.