elEconomista.es

Haya de Jordania tuvo un amigo especial español antes de casarse con el emir de Dubai

5/07/2019 - 10:27

La escapada a Londres con sus dos hijos de la princesa Haya de Jordania, una de las esposas del emir de Dubai, Mohamed Bin Rashid Al Maktoum, al parecer llevándose consigo una maleta conteniendo una cantidad en metálico equivalente a 35 millones de euros, ha sido y es una de las noticias del momento.

La fuga de la hija que el rey Hussein de Jordania tuvo con Alia, su esposa palestina, fallecida en un extraño accidente de helicóptero, se va a convertir en un divorcio con todos los ingredientes de una novela apasionante. El jeque Al Maktoum, 25 años mayor que su esposa, busca procesarla, reclama que regrese a Dubai, quiere que vuelva allí con sus hijos y con los millones del maletín y escribe poemas contra ella hablando de "traición".

Pero además de esta sensacional historia actual, la princesa tiene un interés especial para España, donde en sus tiempos de amazona de élite, competía en nuestro país junto a conocidos jinetes olímpicos de los años 90, como Kike Sarasola, Cayetano Martínez de Irujo o Alfredo Fernández Durán, con quien la prensa llegó a relacionar a la princesa jordana, un romance imposible por otra parte. La propia Haya confesaba por entonces en una entrevista donde le preguntaban por su caballero español: "Jamás me dejarán casarme con alguien no musulmán", declaró. Alfredo Fernández Durán fue amigo entrañable de la infanta Elena antes de que se casara con Jaime de Marichalar, y en su pandilla de hípica se daba por hecho que eran algo más que amigos. Luego, el jinete acabó convirtiéndose en el segundo marido de una de las hijas del propietario de Coca Cola España, Alicia Daurella. Lo de la amistad entre Haya y el jinete no se oficializó nunca, pero algo había entre el jinete y la princesa cuando la revista Hola, en su número del 15 de febrero de 1995, hace 24 años y cinco meses, llevaba a su portada a una sonriente, ilusionada y juvenil princesa junto a Fernández Durán, paseando vestidos de sport por el recinto deportivo después de una competición o del entrenamiento.

El resto de la historia la conocemos. Haya, que siguió vinculada al mundo de los caballos, se casó con uno de los príncipes más ricos y poderosos de los Emiratos Árabes. Aceptó ser una de sus esposas y ofreció una imagen de matrimonio aparentemente bien avenido y moderno cuando aparecían juntos, por ejemplo, en las carreras de Ascot o tomando el té con la reina Isabel II.

Por su parte, Fernández Durán fue solo alguien especial y pasajero entre los amigos españoles de la princesa. Luego siguió su camino, se casó y nunca más apareció en la prensa del corazón. Y mientras estamos a la espera del siguiente capítulo de la apasionante fuga de Londres, observamos la portada de aquel ejemplar de Hola, donde por cierto vemos a Alvarito de Marichalar intentando ligar con Alexia de Grecia semanas antes de la boda de su hermano Jaime con Elena de Borbón (18 de marzo de 1995).

Leemos también la tragedia de Tina, la cantante de Las Grecas, que iba camino de la autodestrucción, y nos enteramos de que Richard Gere y la actriz Laura Bailey estaban juntos en Barcelona, sin sospechar que 20 años más tarde, el galán de Oficial y Caballero encontraría su gran amor en la gallega Alejandra Silva, madre de su hijo Alexander.

Hola entrevistaba en aquel número a Arantxa Sánchez Vicario, número 1 del tenis mundial por entonces tras ganar tres Roland Garros y un abierto de EE.UU., solo en individuales. Arantxa estaba en plena gloria y sin que nadie imaginara que sus trofeos acabarían 25 años después almacenados en una nave perdida de Cataluña. Nada como un repaso a la hemeroteca para entender mejor nuestro presente.

Ver esta publicación en Instagram

???? ?????? ????? ????? ??? ?? ??? ???? ??? ???? ?? ????? .. ???? ??? ???? ??? ??? ?????? ????? ???? ???? ????? ??????? ??????? ?????? ???????? .. ?????? ??? ???? ??? ?????? ??????? ... ????? ????? ?? ?????? ??????? ?????.. ???? ????.. ??? When Great Trees Fall by Maya Angelou When great trees fall, rocks on distant hills shudder, lions hunker down in tall grasses, and even elephants lumber after safety. When great trees fall in forests, small things recoil into silence, their senses eroded beyond fear. When great souls die, the air around us becomes light, rare, sterile. We breathe, briefly. Our eyes, briefly, see with a hurtful clarity. Our memory, suddenly sharpened, examines, gnaws on kind words unsaid, promised walks never taken. Great souls die and our reality, bound to them, takes leave of us. Our souls, dependent upon their nurture, now shrink, wizened. Our minds, formed and informed by their radiance, fall away. We are not so much maddened as reduced to the unutterable ignorance of dark, cold caves. And when great souls die, after a period peace blooms, slowly and always irregularly. Spaces fill with a kind of soothing electric vibration. Our senses, restored, never to be the same, whisper to us. They existed. They existed. We can be. Be and be better. For they existed.

Una publicación compartida de Haya Bint Al Hussein (@hrhprincesshaya) el

La princesa continúa su lucha

Haya es la sexta esposa de Mohammed Bin Rashid, el vicepresidente y primer ministro de Emiratos Árabes Unidos y máxima autoridad de Dubái. La princesa escapó del país junto a sus dos hijos para viajar hasta Europa, cargada con una maleta en la que llevaba casi 34'6 millones de euros para empezar así su nueva vida lejos de Jordania y de su marido.

Haya ha pedido asilo político en su llegada a Berlín y ha iniciado los trámites de divorcio. Su marido, al enterarse, ha pedido a Alemania que le entregase a la princesa, cosa que este país ha denegado. El asilo de la princesa ha sido aceptado aunque se trasladó a Londres, refugiada en algún lugar secreto, según informó The Daily Mail.

Haya se casó con Mohammed en 2004 y era muy activa en su vida diaria, tal y como mostraba en sus redes sociales. El día 7 de febrero compartió su última publicación. Además, la princesa era muy aficionada al Royal Ascot (las carreras de caballos) y su ausencia a la cita de este año junto a la reina Isabel II levantó todas las sospechas.

La sexta mujer de Mohammed Bin Rashid no ha sido la única persona que ha intentado huir de Emitatos Árabes. Aunque ella lo consiguió, otras personas no tuvieron esta suerte, como una de las hijas del jeque, Sheikha Latifa, que fue atrapada mientras intentaba fugarse. Sheikha quería escaparse junto al ex espía francés Hervé Jaubert, pero fueron pillados cerca de la costa de India y la princesa no pudo hacer su sueño realidad: huir del país y pedir asilo a Estados Unidos.







Comentarios 0