elEconomista.es

Arantxa Sánchez Vicario juega su última carta desesperada este 1 de julio en Miami

27/06/2019 - 11:23

El tribunal de Miami donde Arantxa Sánchez Vicario tramita sus demandas contra Josep Santacana deberá pronunciarse el próximo 1 de julio sobre el recurso que los abogados de la tenista presentaron ante la sentencia de la jueza del pasado mayo, en la consideró que era en España donde debía divorciarse y no en La Florida, como desea Arantxa.

De hecho, el Juzgado de Esplugas de Llobregat en el que el Santacana solicitó el divorcio ya le dio la razón a él y emitió sentencia de divorcio a su favor, aunque el abogado catalán de Arantxa, Ramón Tamborero, recurrió el dictamen ante la Audiencia de Barcelona y el matrimonio está todavía vigente mientras se estudia el recurso, como adelantamos en primicia.

Lea también: Arantxa Sánchez Vicario, de su ex marido: "Le doy mi vida...y él me traiciona, me engaña y me quita todo"

En la misma vista del 1 de julio se decidirá también la guardia y custodia definitiva de los dos niños nacidos frutos de esta relación rota, que ahora ven a su padre dos fines de semana al mes, después de la intervención de un mediador.

También se debería tratar que Arantxa tenga acceso a los pasaportes de sus hijos, bloqueado uno de ellos por Santacana, y de este modo, la madre pueda viajar con ellos fuera de España, donde no puede llevarlos desde hace dos años porque nos dispone de este documento. Ignoramos por qué no puede la madre solicitar que le hagan otro. 

Además de fijar la distribución de las vacaciones de los pequeños con cada uno de sus padres, Arantxa ha pedido aumentar la pensión para los dos niños que le pasa Santacana y que asciende a 350 dólares (unos 280 euros) al mes (por ambos) y que considera manifiestamente escasa.

De las resoluciones que salgan de esta vista depende el futuro del matrimonio y de sus hijos. El problema para la tenista es que quien debe dictar sentencia es Marcia Espinosa Dennis, la misma jueza de origen cubano que hace poco más de un mes dictaminó que la campeona de Roland Garros  "de mala fe" y de "acudir a la Justicia con las manos sucias".

En un auto totalmente favorable a Santacana, la magistrada consideró que Sánchez Vicario se llevó de casa a sus hijos en diciembre de 2017 sin decirle a su padre a dónde iban, mientras Santacana estaba internado esos días en el hospital.

La jueza acusa a Arantxa de que cuando pidió el divorcio en Miami ocultó que el matrimonio tenia firmadas capitulaciones matrimoniales en España, mientras reclamaba en Miami un reparto equitativo de bienes contra el patrimonio privativo de Santacana, bienes que no le correspondían al haber renunciado a ellos antes y después de su boda, y que según la jueza, quería esos bienes para saldar sus deudas con la Hacienda pública. La jueza concluyó que "la esposa llega al tribunal con las manos sucias". Con estos antecedentes, difícilmente puede esperar Arantxa comprensión y benevolencia de una juez que la considera más o menos una delincuente.







Comentarios 0