elEconomista.es

María José Campanario le gana la batalla judicial a Sálvame

24/06/2019 - 18:12

María José Campanario (40) ha ganado en los tribunales a Sálvame y Mediaset. La odontóloga, eso sí, ha acabado recibiendo una cantidad mucho más baja de los 50.000 euros que solicitaba. 

La mujer de Jesulín de Ubrique puso una demanda a José Antonio León, reportero de Sálvame, a La Fábrica de la Tele, productora del programa, y a Mediaset por daños morales e intromisión en su intimidad. Lo hizo al finales del año 2017 y ha sido ahora cuando se ha conocido la resolución judicial. Según ha anunciado en exclusiva El Español, Campanario recibirá tan solo 8.000 euros, una cantidad que se aleja mucho de lo que la catalana habría pedido inicialmente.

Lea tambiénMaría José Campanario sufre una nueva crisis e ingresa de urgencia en el hospital

El juicio tuvo lugar el pasado jueves 6 de junio. Campanario llegó a los juzgados de Arcos de la Frontera (Cádiz) acompañada por su marido, quien protagonizó un tenso encuentro con el periodista de Telecinco. Según contó José Antonio León, Jesulín le negó el saludo a su llegada a los juzgados: "Al enemigo ni agua". Al contrario, María José si se mostró cordial con el reportero, saludándole a la llegada y a la salida, y recriminándole el gesto a su marido: "Por favor, Jesús". 

Lea tambiénMaría José Campanario gana a Kiko Hernández en los tribunales







Comentarios 1

#1
25-06-2019 / 13:44
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Enhorabuena Campanario!....pero me parece una mierda de cantidad.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.