elEconomista.es

Sara Carbonero, criticada tras pedir su deseo en la noche de San Juan

24/06/2019 - 14:01

La mujer de Iker Casillas ha disfrutado por primera vez de la noche de San Juan en Oporto, donde lanzó un deseo al cielo junto con un globo luminoso. El gesto, emotivo dados los complicados momentos que atraviesa Sara Carbonero y estéticamente muy hermoso, ha provocado la ira de muchos internautas: "Pésimo ejemplo, eso contamina muchísimo".

Los defensores del medio ambiente y la naturaleza no descansan ni una sola noche y le hicieron saber a la periodista manchega que lanzar un globo luminoso al cielo es muy dañino para la flora y la fauna: "Contaminación. Basta", "Hay otras maneras de festejar o atraer buenas vibras, pero NO con ese tipo de globos. Muchos llegan al océano y son trampas mortales para muchos seres", "Ayy van dando mensajes de cuidar el planeta y ella va y enciende estos globos", "Probablemente acabe en el mar, hay que acabar con este tipo de gilipolleces" o "En España ya te habían multado" son algunos de los cientos de mensajes que ha recibido la influencer.

Este domingo, Carbonero pasó la noche de San Juan rodeada de amigos en Oporto. Allí regresó hace unos días después de someterse a varias revisiones en el hospital Ruber Internacional, donde fue operada hace unas semanas de un tumor de ovario.

Lea también: Sara Carbonero ya está en casa tras serle extirpado el tumor en un ovario

Dice la leyenda que en la noche de San Juan se quema lo malo para hacerle hueco a lo bueno y es por eso que este domingo era especial para Sara Carbonero. Sus amigos lo sabían y por eso Raquel del Rosario, Ariadne Artiles o Pablo López, entre otros, le han deseado lo mejor en la misma publicación.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.