elEconomista.es

Una empleada estalla y dice que la trataron "como a un perro" en la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio

20/06/2019 - 10:11

Una empleada de la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio ha estallado contra la organización de la celebración y, concretamente, denuncia el trato vejatorio que recibió por parte de un miembro del equipo: "Me trataron como a un perro", asegura.

La trabajadora, que prefiere preservarse en el anonimato, se ha mostrado muy crítica: "El equipo de trabajo fatal. Pagan 10 euros la hora. Dijeron unas cosas que después no se cumplieron, como que nos iban a llevar en unos vehículos. Nos tuvimos que buscar la vida y para volver lo mismo", ha declarado. Eso sí, ella cree que los novios y los invitados no estaban al tanto del trato recibido: "Si lo hubieran sabido no creo que lo hubieran permitido".

Lea también: Pilar Rubio y Sergio Ramos publican imágenes inéditas de su boda: Uno de los días más felices de nuestras vidas

Además, ha recordado el trato vejatorio que recibió por parte de uno de los supervisores: "Me trató como a un perro", ha confesado en Sálvame. La empleada ha desvelado la pésima gestión del la organización y las condiciones nefastas a las que, según ella, se enfrentaron los empleados. Y es que se tuvieron que cambiar de ropa en una carpa, todos juntos, mujeres y hombres, mientras no paraba de pasar gente que les metían prisa: "Estábamos allí todos desnudos, una vergüenza...era la primera vez en mi vida que trabajaba en esas condiciones", ha asegurado.

Pero no eso lo peor de todo. La empleada también ha contado que los responsables no les dejaron hablar ni reír y hasta las tres de la madrugada no les permitieron cena los "restos de los invitados", ya que no había comida exclusivamente para ellos.

Con respecto al contrato de confidencialidad, la mujer que se esconde en el anonimato ha dado algunos detalles sobre las cláusulas que tuvieron que firmar y ha desvelado que tuvieron poco tiempo para leérselo detenidamente. En dicho documento, se establecía que no podían hablar ni grabar nada de lo que pasara dentro de la boda, de lo contrario, podrían ser denunciados.

Esta trabajadora asegura que aún no ha visto ni un céntimo por su trabajo realizado en esa noche tan especial para el futbolista y la presentadora, pero tan dura para los empleados. Además, ha expresado sus dudas acerca de que empresa cumpla con los pagos establecidos para cada uno de los empleados.







Comentarios 0