elEconomista.es

Marta Ortega 'enchufa' a María Zurita, la prima de Felipe VI, en su fábrica de Arteixo

19/06/2019 - 9:50

María Zurita, hija de la infanta Margarita, viajó este martes a Arteixo para encontrarse con Marta Ortega, la heredera de Inditex, que había organizado una visita privada a las instalaciones más importante del gigante textil para unos cuantos 'elegidos'.

María Zurita recorrió, junto con el resto de los 'enchufados', las diferentes salas de exposición de la fábrica acompañada por Marta Ortega y quedó encantada con la visita: "Fascinante visita a la fábrica de Zara en Arteixo", escribió en Instagram junto a las imágenes de la jornada.

Lea también: María Zurita presenta a su hijo tras meses de angustia y desesperación: "Es un milagro"

Además, la prima de Felipe VI aprovechó para piropear a Amancio Ortega, que ha estado en el ojo del huracán en las últimas semanas tras realizar una suculenta donación a la Seguridad Social con la que partidos políticos como Podemos no estaban de acuerdo. "No me canso de decir lo mucho que admiro a #AmancioOrtega y lo agradecida que estoy por todo lo que hace!", ha manifestado María Zurita.

A sus 43 años, María es una de las primas más simpáticas y conocidas del rey Felipe VI. Entre su círculo de amigos más íntimo se encuentran Susanna Griso y Jesús Vázquez, que la acompañan en la aventura más importante de su vida: ser madre por fecundación in vitro hace ya 12 meses del pequeño Carlitos. María habla nueve idiomas y creó una empresa de traducción en 2002, Zesauro Traducciones. En ella trabajan seis personas fijas, todas ellas mujeres, y colaboran con cerca de 950 traductores e intérpretes para prestar servicios a empresas como Abengoa, Bvlgari, Decathlon, Canon, Ferrovial, Fundación Botín, Samsung o Shiseido.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.