elEconomista.es

Bárbara Rey anuncia que va a denunciar a Pilar Urbano por decir "muchas salvajadas sobre ella"

9:53 - 19/06/2019

Teresa Bueyes ha manifestado a Informalia que van a presentar "ya" una demanda contra Pilar Urbano. La gota que ha colmado el vaso, según la letrada, fueron las manifestaciones que hizo en el último Sálvame Deluxe, donde afirmó que cobraba del Estado 70.000 pesetas mensuales. La llamó amante asalariada de Juan Carlos I.

Aunque María Patiño y otros colaboradores consideraron que la expresión había sido muy fina y sutil, Bárbara Rey no opina lo mismo. Según hemos podido saber por medio de su letrada, Bueyes, esta va a interponer una demanda "por todas las barbaridades, y esto no es un chiste, que Pilar Urbano ha vertido sobre ella, y no solo en su última intervención, sino a lo largo de mucho tiempo. Ha escrito y ha dicho, repito, muchas salvajadas sobre ella. Y las ha dicho sin prueba alguna. Tendrá que demostrar lo que ha dicho ante los tribunales".

Añade la letrada, especializada en derecho al honor, que Urbano "ha sobrepasado todos los límites, y hay que pararla ya. Ese es el motivo por el cual vamos a interponer una demanda contra ella". La escritora y periodista, en la última entrevista que concedió al Deluxe comentó que fue José Bono quien decidió poner fin a los pagos que se hacían a "esta señora" y que cada vez que las cosas se ponían "un poco difíciles", Bárbara amenazaba con un "lo suelto todo".

También habló de la famosa foto del rey en el jardín cubierto con un delantal y preparando una paella, que más que escandalosa, calificó como ridícula. Formaría parte del supuesto arsenal de Bárbara, cuya casa fue barrida con medios electrónicos por el CESID para desmagnetizar unas supuestas cintas comprometedoras.

Ya el 29 de julio de 2018 Bárbara advirtió a Pilar en un Deluxe: "Ten cuidado con lo que escribes, tú crees que lo sabes todo". También le molestó  mucho que dijera que el Rey le había prevenido de que no saliera a la calle el 23 F. En aquel momento Pilar Urbano amenazó incluso con una demanda contra Bárbara por considerar que se estaba poniendo en entredicho su profesionalidad como periodista al decir que mentía. 

La grabación se volvió a emitir cuando a principios de este mes Pilar visitó el programa, y llamó a Marita a Bárbara, el nombre que usa en la intimidad, de forma contundente. Ahora Bárbara ha cumplido su amenaza. Queda por ver quién pagará las costas. Si la autora de La Pieza 25, operación salvar a la Infanta, o la ex vedette. El derecho a la información a veces entra en colisión con el derecho a la intimidad.

Leer también: Bárbara Rey vende la casa que asaltaron para llevarse vídeos y fotos comprometidos

Urbano fue biógrafa de la reina Sofía. La sintonía entre ellas fue perfecta, pero en Zarzuela no sentó bien que se recogieran opiniones personales de la soberana sobre temas como el matrimonio entre gays. Según manifestó en el programa de Risto Mejide, "se pensó que aquellas palabras no las podía haber dicho la Reina y, por tanto, se mató al mensajero".

Durante su intervención en Sálvame Deluxe la autora afirmó: "Ya todo el mundo sabe que el rey y la reina no se hablan. Desde el 76 no viven juntos. Tan mala era la salud del matrimonio. Y tan buena era la salud de Juan Carlos. La reina sabe desde hace mucho tiempo que el rey tenía devaneos y amoríos".

Pilar Urbano es autora de Yo entré en el Cesid y en sus últimas páginas describía la hipótesis que Andrés Fuentes, jefe de la División de Seguridad, le contó: "Cuando se ha estudiado el exterior, se decide si entrar de día o de noche... Una operación como ésta te obliga a entrar seis o siete veces… Entras y es un chalé atiborrado de muebles, cuadros, lámparas, chismes, fotografías… Cuando una persona esconde algo, lo puede tener en sitios insospechados: dentro de un colchón, en los cojines de un sofá… Tú no puedes estar ahí desgarrándolo todo. Al contrario no se debe notar que has estado ahí. Vamos a lugares donde B.R podría haber escondido sus escabrosos tesoros… y resulta que ella tiene muchísimos vídeos, porque ha grabado cosas de todo el mundo: de Colón de Carvajal… Una de las condiciones, por tanto, será trabajar in situ.

Hay que ver todas las cintas, porque un vídeo puede empezar con los niños jugando en la playa y al poco, zas, el vídeo escabroso. Otro punto importante para una mujer como B.R., aunque alguien le diera mil millones de pesetas, es que no hay modo de tener la certeza, con prueba, de que no se haya quedado con otra copia… Cuando das con el videoclip de marras, a lo mejor te percatas de que la carátula tiene una pequeñísima marca: un triángulo, tres puntos… Entonces sacas el contenido. Dejas el continente y sustituyes un videoclip por otro tan inocente como… Independence's Day. Al menos, así salen ganando los niños."

Bárbara Rey denunció que habían entrado en su casa y manifestó que si algo le pasaba quería que todo el mundo tuviera claro de dónde venían las amenaza. Fue en 1997, dijo que su vida corría peligro por tener una serie de documentos que, de ver la luz, pondrían en una situación apurada, complicada y delicada a una personalidad muy importante de España. No dio nombres, pero en enero del 2017, veinte años más tarde, OK Diario, el periódico digital de Eduardo Inda publicó que el CNI habría comprado el silencio de la actriz con fondos reservados y sí mencionó un nombre, el del Rey.

De llegar a tener lugar un juicio sobre este tema, todo volvería a estar en la palestra de nuevo. Se trata de un tema muy serio que afecta a la Monarquía. Como ya ocurrió con la disputa de Jesús Gil y Julián Muñoz, que dio lugar a la Operación Malaya, esta demanda podría tener consecuencias importantes. Telecinco volvería a hacer historia.

Bárbara Rey ya tiene una demanda pendiente contra una productora de televisión a la que reclama un millón de euros de indemnización. El juicio saldrá en otoño de este año.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.