elEconomista.es

Isabel Pantoja llora al recordar la cárcel: así fue su (¿privilegiado?) encierro de dos años

14/06/2019 - 18:55

Hace ya tres años que Isabel Pantoja salió de la cárcel de Alcalá de Guadaíra donde cumplió condena por blanquear el dinero del que fuera su pareja, el ex alcalde de Marbella Julián Muñoz, pero la tonadillera todavía no ha olvidado el trauma. Este jueves sufrió una crisis de ansiedad en Honduras que preocupó a todo su círculo: "Me recuerda muchísimo a donde yo no elegí estar, es como recordar el tiempo pasado allí. Mi libertad la he perdido", le dijo a Jorge Javier.

La cantante sigue traumatizada por los meses que pasó entre rejas: "No nombro ese lugar porque no me gusta", dijo entre lágrimas. Pero, ¿cómo fue realmente su paso por prisión? En aquel momento, algunas de sus compañeras de celda o familiares de las mismas aseguraron que Pantoja recibía un trato de favor en prisión y no fueron las únicas que lo afirmaron: el sindicado Acaip (Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias) denunció que la celda de la artista había sido reformada antes de su llegada y que la reclusa disfrutaba de un teléfono móvil y un microondas privado, algo completamente prohibido.

Lea también: Varapalo para Isabel Pantoja: nadie la soporta en Honduras

El informe mostraba 15 irregularidades más: afirmaba que Pantoja desayunaba y comía en ocasiones con la directora de prisión, Isabel Cabello; que algunas de las reclusas se dedicaban a coser ropa bajo sus órdene; que portaba más paquetes de los permitidos a la vuelta de los permisos o que tenía jamón de jabugo y caña de lomo ibérica en su celda, entre otros.

La denuncia fue investigada por Instituciones Penitenciarias durante 10 días y se cerró con la rotunda negación de todas estas afirmaciones. El informe, que se elaboró tras entrevistar a funcionarios, reclusas y llevar a cabo registros sorpresa en la celda de la cantante, descartó tajantemente ningún trato de favor a Pantoja.

Pero ahí no acabó todo. A pesar de la investigación de Instituciones Penitenciarias, Acaip se mantuvo en sus trece y anunciaron poco después que tres reclusas habían sido trasladadas de centro por considerar que alentaban a las demás a denunciar este supuesto trato de favor. "Las cosas dentro no están tranquilas como quieren hacer ver. Sigue habiendo protestas dentro. Sobre todo en los últimos días, con el alargamiento de los permisos penitenciarios a la Pantoja", dijo entonces un trabajador de Alcalá de Guadaíra: "No hablamos ni contamos más por miedo a los expedientes".

Una versión que fue apoyada por Mayte Zaldívar, ex mujer de Julián Muñoz y presa, a su vez, en Alhaurín de la Torre: "Por la cárcel donde yo estaba pasaban muchas presas y algunas contaban que esta señora sí que tenía privilegios".







Comentarios 0