elEconomista.es

La maestra casada, de 28 años, que tuvo relaciones sexuales con un adolescente, se declara culpable

13/06/2019 - 10:47

Esta maestra casada, que supuestamente tuvo relaciones sexuales con un alumno de 13 años después de haberlo bombardeado con mensajes subidos de tono, se ha declarado culpable.

Se llama Brittany Zamora, tiene 28 años, y podría ser encarcelada hasta 30 años después de declararse culpable de conducta sexual con un menor, intento de abuso sexual de un menor y de indecencia sexual pública en una ciudad de poco más de 60.000 habitantes de Arizona, llamada Goodyear. Después de que se descubrieran los mensajes, Zamora llamó a los padres del niño y les dijo que que si desistían de la acusación estaba dispuesta a dejar la relación.

Lea también: Weinstein llega a un acuerdo de 40 millones de euros con las mujeres que lo denunciaron por acoso sexual

Pero los padres no solo iniciaron acciones contra la maestra sino que han demandado al centro académico (Distrito Escolar Primario Liberty) por más de dos millones de euros, alegando que la escuela no hizo lo suficiente para proteger a su hijo, según la demanda presentada ante el Tribunal Superior del Condado de Maricopa.

Mensajes de texto entre la maestra y su alumno

Zamora se declaró culpable de conducta sexual con un menor, intento de abuso sexual de un menor y indecencia sexual pública y será sentenciada el 12 de julio.

Zamora, que ahora da clases de sexto grado en la Academia de Las Brias, fue arrestada en marzo del año pasado después de que los padres del adolescente descubrieran una serie de mensajes de la profesora. En uno de ellos, según recoge Mirror, ella le dijo al niño: "Cada día me pareces más sexy" y "Te quiero todos los días, todo el tiempo".

Mensajes de texto entre la maestra y su alumno

Zamora, que empezó a trabajar en el centro académico un año antes de que saltara el escándalo, primero contactó con el niño a través de la propia aplicación educativa de la escuela, según sostienen los fiscales en su escrito de acusación los fiscales. En concreto, utilizó un programa llamado Classcraft para hablar con su víctima, y al parecer no fue el único estudiante con el que contactó.

Luego  mantuvo varias reuniones cara a cara con el niño, incluso en el aula del colegio. De acuerdo con las investigaciones, la maestra y el adolescente mantuvieron  tocamientos aprovechando que los otros alumnos estaban viendo un vídeo en clase.

Algunas de las pruebas del caso

En una ocasión, Zamora se dirigió a la casa de los abuelos del niño, según la acuación, con el fin de mantener relaciones sexuales en su automóvil, aprovechando un día en que su marido se había ido de pesca. Así aparece en los documentos judiciales que han salidos a la luz. También le envió al niño fotos desnudas de ella y fotos de ella en lencería. Al parecer el niño respondía en los mensajes cartas con frases como "me pareces sexy", según declaró ante la policía. Zamora supuestamente tuvo relaciones sexuales con el adolescente al menos cuatro veces entre el 1 de febrero y el 8 de marzo de 2018. Después del primer encuentro, el chico le envió un mensaje pidiéndole que se acostara con ella nuevamente.

Estudiantes preguntados por los investigadores afirmaron que en la escuela muchos pensaban directamente que la profesora Zamora y su víctima "estaban saliendo". Uno de los niños que dijo haber visto a la maestra tratar de seducir a su víctima, dijo: "Es extraño que un joven de 27 años pueda amar a un niño de 13 años y hacer cosas".

"Es una locura. Ella no es una buena persona"

Otro alumno le dijo al director del centro académico, Tom Dickey, que en clase "todos eran consciente de que tenían una relación inapropiada fuera de clase e incluso durante el recreo". 







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.