elEconomista.es

La mano derecha de Juan Guaidó es un astrólogo que lo llama "el elegido"

12/06/2019 - 12:41

Se llama David, tiene gafas de búho y puede ver el futuro de Venezuela y de Juan Guaidó: "Está llamada a ser la mejor nación. Cuando termine una guerra mundial que ahora mismo se está gestando, vendrá mucha gente del mundo a vivir aquí. De todos modos, para que eso suceda, primero el país debe ser liberado. Juan Guaidó es el elegido".

El astrólogo y el autoproclamado presidente de Venezuela se conocieron el pasado mes de diciembre y desde entonces no se han separado. Según The New Yorker, David cree que Guaidó es la reencarnación de Guaicaipuro, un líder indígena de tribus caribeñas del siglo XVI y que los grupos paramilitares prochavistas que actúan en el país son "la encarnación del mal y los representantes del Diablo en la Tierra".

Lea también: Carlos Baute e Ivonne Reyes lideran la lucha a favor de Guaidó

Guaidó no es el único presidente que cuenta con en sus filas con un adivino, astrólogo o futurólogo, pues esta figura goza de especial importancia en Latinoamérica. Hugo Chávez, por ejemplo, estaba obsesionado con la santería cubana y las sesiones de ouija. Según el libro Los brujos de Chávez, el líder se comunicaba con su bisabuelo y con el libertador Simón Bolívar gracias al espiritismo.

El actual presidente de Brasil, Bolsonaro, tiene un astrólogo particular que le aconseja acerca de cuestiones importantes y que ya ha creado más de una polémica por su oposición a las vacunas o su creencia de que el cambio climático es un invento de la alta sociedad y Fujimori, ex presidente de Perú, tenía en nómina a dos brujas que le protegían del mal de ojo. En Estados Unidos, la astróloga de Reagan le organizaba la agenda según las energías en el cosmos y participó en decisiones estratégicas.

Entre la clase política española sólo se ha conocido un hombre que contara con los servicios de una tarotista: Jordi Pujol. Se llamaba Adelina, era andorrana y después de más de una década realizándole rituales de sanación con un huevo en la espalda, se mudó a Barcelona, donde el ex President le consiguió una cartera de clientes de la más alta alcurnia. No acabaron bien: según contó Adelina en Telecinco, Pujol era "más agarrado que un chotis" y ahora colabora en la investigación contra la familia.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.