elEconomista.es

En Botsuana se puede ser homosexual y cazar elefantes como hacía don Juan Carlos

11/06/2019 - 17:39

La lucha por los derechos del colectivo LGTBI ha vivido este martes una jornada histórica. La Justicia de Botsuana ha despenalizado las relaciones homosexuales, castigadas hasta ahora por Código Penal, aprobado en 1964, con hasta siete años de cárcel.

La Corte Superior de Gaborone ha considerado inconstitucionales los dos artículos que criminalizan el "conocimiento carnal contra natura" y "los actos indecentes entre personas". Así lo ha definido Michael Leburu, uno de los tres jueces instructores del caso: "En nuestra opinión, las secciones 164 y 165 menoscaban el derecho del demandante a la dignidad, la privacidad y la libertad y, en último término, son discriminatorias en la práctica".

Los magistrados han dado la razón a los litigantes, quienes habían solicitado que se revisara la constitucionalidad de las leyes que criminalizan los actos sexuales entre personas del mismo sexo, frente al argumento principal del Gobierno, que señalaba que la sociedad botsuanesa no estaba preparada para este cambio legal. "La opinión pública en casos como estos es relevante, pero no decisiva. Se trata de derechos fundamentales más que del punto de vista del público", ha explicado Leburu.

"Una nación democrática es aquella que practica la tolerancia, la diversidad y una mentalidad abierta", ha declarado el magistrado, que sentenciaba: "El Estado no puede actuar como un policía en las camas de la gente".

La despenalización de las relaciones homosexuales llega un mes después de otra importante decisión de la justicia de Botsuana. Y es que en mayo levantaron la prohibición de cazar elefantes tras cuatro años de veto. Según han desvelado algunos medios, la decisión obedece a las presiones de los agricultores y de las agencias de safaris de caza, una importante fuente de ingresos para el país.

Lea también - Don Juan Carlos se jubila y va gratis al tenis con un ministro: ¿Pero qué invento es esto?

Hay que recordar que allí fue donde el rey don Juan Carlos se rompió la cadera cuando se encontraba cazando elefantes en un safari. El accidente del emérito, eso sí, no se produjo mientras realizaba esta actividad, sino que se cayó al tropezar con un escalón al levantarse por la noche en el campamento en el que pernoctaba. Tras la operación de cadera, el rey se disculpó por la polémica generada por su viaje: "Lo siento mucho. Me he equivocado y no volverá a ocurrir", dijo, en un gesto sin precedentes en la Corona española.







Comentarios 0