elEconomista.es

Kiko Rivera presume de su nuevo cochazo y genera una guerra en la red

11/06/2019 - 10:02

Kiko Rivera ha posado con su nuevo coche en las redes sociales. El hijo de Isabel Pantoja se ha comprado un Mercedes Benz Clase A y parece que esta compra no ha sentado bien a muchos de sus haters, que le han atacado en Instagram.

El DJ ha compartido su adquisición con sus más de 659.000 seguidores: "Feliz con mi nuevo Mercedes Benz", decía el ex concursante de GH Dúo, que aparecía junto al vehículo, cuyo precio varía entre los 26.000 y los 45.000 euros, en base a los extras que lleve y a la carrocería.

Tras mostrar su nuevo bólido, Kiko ha recibido multitud de críticas por parte de sus detractores: "Pero si tú eras el que no tenía dinero. Qué bien se os da dar pena a la gente", "¡qué vergüenza! Y pensar que lo pagamos todos por ver el programa, incluida yo", "Otra adquisición... Por tanto hablar de tu familia, porque trabajar poco" o "¡Qué inteligencia! ¿Prefiere un coche antes que una casa para su familia?", le decían.

Lea también - Kiko Rivera hace caja contando sus memorias: "Sufro mucho con la guerra entre mi madre y mis hermanos"

Los ataques han provocado la reacción de Kiko, que ha respondido a sus haters: "Simplemente a quien no le mole que no mire.... Buenos días a todos esos que no tenéis nada mejor que hacer... A los demás, os quiero a rabiar", declaraba el DJ, que recibía el apoyo de sus fans: "¡Al que le pique, que se rasque! ¡Con salud!" u "¡Ole tú y tu Mercedes! ¡Qué mala es la envidia!", animaban al hijo de la tonadillera.







Comentarios 2

#1
11-06-2019 / 21:16
Puntuación 14   A Favor   En Contra

A este gañán igual que a su hermana, les faltan un par de patatas para llegar al Kg..... Cuando se deje de hablar de ellos en la TV y en las revistas, quizá les vean vendiendo klynex en los semáforos, no creo que puedan trabajar en algo mejor!!!

#2
13-06-2019 / 08:58
mariano
Puntuación 2   A Favor   En Contra

Ya te digo que gracias a mí no se ha comprado el cochecito. Lo triste es que mucha gente admira a estos que viven de vender sus intimidades en lugar de trabajar, pero el problema no es de quien las vende sino de quien las consume, sin los segundos no habrían de los primeros.